http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/EdwinSalazarAgosto22.mp3 En entrevista con RCN Radio el presidente de la Cámara Colombiana de Confección y Afines, Edwin Salazar, aseguró que al menos 80.000 empleos entre cerca de un millón que se generan en el sector se han perdido. (Lea también: ¿Qué pasa en el sector textilero y de confecciones?) De acuerdo con el dirigente gremial, la difícil situación del sector inició en el mes de noviembre cuando se desmontaron los aranceles mixtos, "desde ahí se vino a pique el sector de una forma estrepitosa porque en Colombia tenemos competitividad; buena calidad, innovación en los productos, pero competir con países asiáticos es complicado". Dijo que estos datos se tienen solamente de empresas con más de 10 empleados ya que el Dane únicamente cuenta las empresas que superan los 10 trabajadores, "no tenemos los datos porque tenemos talleres formales trabajando con menos de 10 empleados y muchas de ellas ya han cerrado", agregó. Señaló que en el caso de los almacenes de grandes superficies "prefieren traer el producto de otras partes, especialmente Asia donde la mano de obra es mucho más barata y por eso los productos tienen costos más bajos, donde se produzca más barato hace que sea más competitivo traer el producto". (Le puede interesar también: Sector textil ha perdido 200.000 empleos: Cámara Colombiana de la Confección) Explicó que los aranceles mixtos daban una gradualidad en el sector lo que permitía mayor competencia, "al que importara más barato se le cobraba más arancel, al que importaba más costoso, se le bajaba el arancel", por lo que señaló que Colombia podría aplicar un 40% de arancel. "Nosotros pedimos el arancel máximo ya que el Gobierno se ha encargado de decir que el arancel mixto no lo podemos usar, no nos queda otra opción y se requiere un nivel de protección más alto, además se suma el contrabando por que más del 50% de los productos entra de manera ilegal", afirmó. Criticó que el Gobierno no preste la misma atención al sector de confección como si lo ha hecho con el sector textil, "nosotros hemos estado todo el año detrás del gobierno y hasta ahora no tenemos solución, pero a raíz de la crisis de Fabricato el gobierno se aprestó a dar solución en menos de 15 días", señaló. Aclaró que de llegarse a subir los costos en los aranceles, el consumidor final no se vería directamente afectado en los precios, "cuando se suben los costos, claramente supe el precio pero respecto al factor de comercialización no es mucho, no importa si es 2 mil o 3 mil pesos más costoso por que no es un monto grande".