http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/CarlosArrietaMAR16.mp3 Carlos Gustavo Arrieta, agente de Colombia en el proceso de la Corte Internacional de Justicia, aseguró que en este momento no hay ningún riesgo de que Colombia pierda parte de su territorio en el litigio que se adelanta contra Nicaragua desde el año 2012. En diálogo con RCN Radio, Arrieta dijo que Colombia tiene unos argumentos muy sólidos y serios en los que asegura que Nicaragua no puede solicitar una plataforma extendida; por lo tanto, la posibilidad de perder mar es remota. (Lea también: Gobierno no acepta competencia de La Haya para nueva demanda de Nicaragua) El jurista manifestó que lo que se definirá este jueves es la competencia de ese alto tribunal, tanto en el incumplimiento de Colombia del fallo de La Haya, como en la petición del país centroamericano de que se extienda su plataforma continental. "Lo que Colombia está esperando es que mañana la Corte diga que no tiene competencia para la demanda que inició Nicaragua en la que solicita la extensión de su plataforma continental, ni la demanda que presentó en la que asegura que Colombia incumplió con el fallo de la Haya en 2012", dijo Arrieta. Agregó que se espera que la Corte se pronuncie y reconozca los documentos de Colombia y diga que no es competente en los dos casos, aunque reconoció que es una situación compleja en cuando a derechos internacionales por lo que es posible que se declare competente en uno de los casos. El abogado Arrieta explicó que lo que Nicaragua pretende es que se amplíe su plataforma marítima, con el fin de quitarle ese terreno a Colombia. "La Corte reconoció en 2012 a Nicaragua la plataforma continental que es a la que todo país tiene derecho y que se extiende hasta 200 millas de su costa. Algunos países pueden extender esa plataforma hasta 350 millas y eso es lo que ha hecho Nicaragua pidiendo 150 millas adicionales, pero a nuestro juicio eso no tiene ningún fundamento", manifestó. Carlos Gustavo Arrieta señaló que si la Corte se declara competente en el litigo con Nicaragua, comenzaría un proceso de entre 2 y 3 años.