Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ana, la tiritera argentina
Titiritera argentina hace bailar sus marionetas en la plaza central de Pereira
Jairo Tarazona - RCN Radio

En todo el corazón de Pereira, está la Plaza de Bolívar, allí donde se erige la monumental escultura el Bolívar desnudo del maestro Rodrigo Arenas Betancourt,  encontramos un espectáculo magistral  dirigido y ejecutado por Ana García, una artista callejera argentina que da vida, a través de los hilos, a  un grupo de diminutos mariachis.

Lo primero que llama la atención es la música ranchera que se oye en la distancia, cuando los ojos inquietos buscan el origen ven los curiosos espectadores arremolinados alrededor de una mujer menuda que se distingue por un sombrero morado y por la destreza con la que maneja sus manos para dar vida a nueve títeres vestidos de  mariachis,  que tocan guitarras, trompetas y violines  y se mueven con tanto realismo como si estuvieran vivos,  dejando boquiabiertos a los transeúntes que se detienen a ver el show.

Ana es trotamundos, llegó a Colombia hace tres años desde su natal Argentina por la frontera con Ecuador, su vida es ir por el mundo, conocer, ganarse el sustento con el arte callejero, malabares, las artesanías y ahora las marionetas,  sin ataduras, sin jefes, disfrutando libremente.

Puede leer: Blanca Rosa, la barrendera que trabaja con alegría y canta al ritmo de la escoba

Se enamoró de un colombiano de Manizales, desaforado como ella, quien es el creador de los  muñequitos mariachis miniatura a los que llaman los Taquitos de Caldas, el centro de atracción en cualquier lugar donde se presentan causando sensación en los niños, y más en los adultos por las canciones que interpretan de Antonio Aguilar, José Alfredo Jiménez, Cornelio Reyna y otras figuras de la música mexicana.

Ana trabaja de lunes a viernes en dos turnos de cuatro horas, principalmente en la Plaza de Bolívar de Pereira, pero cuando la policía molesta tiene que buscar lugares donde no  le impidan el trabajo ya que por su condición de ilegal corre riesgos y debe ser  cauta para evitar ser deportada.

La meta diaria son ganarse 50 o 60 mil pesos, eso es suficiente para pagar la comida, el hospedaje y darse un gusto. Anhela regresar a su país para ver a su familia pero con la intención de regresar a ese país cafetero, en ebullición, donde en medio del caos hay abundancia, alegría y gente que lucha por la vida.

También lea: El auténtico papá del ciclismo colombiano

Los invitamos a escuchar a continuación en el  podcast Croniqueando con Jairo Tarazona de esta semana el episodio: El  espectacular  show de Ana, la argentina  trotamundos que da vida  a sus títeres  mariachis

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.