Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El mundo necesita reconciliación ante atmósfera de tercera guerra mundial: El Papa en Cuba

Foto: AFP



A las 3:50 de la tarde hora cubana (2:50 en Colombia), el papa Francisco arribó a Cuba para cumplir con la tercera visita papal a este país de Latinoamérica.

Con una temperatura de 33 grados centígrados se pudo observar el aterrizaje del avión papal que transportó al Sumo Pontífice acompañado de unos 70 periodistas.

En el sitio estuvo el presidente del Consejo de Estado, Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega para darle la bienvenida con honores.

Aunque el Sumo Pontífice habló luego de las palabras ofrecidas por Raúl Castro, dijo una frase que ha generado recordación en la bienvenida.

"El mundo necesita reconciliación ante esta atmósfera de tercera guerra mundial" fueron algunas de las palabras del religioso.

El discurso del Papa

Al empezar su intervención el Papa Francisco dijo que es esperanzador que Cuba y Estados Unidos avancen en la normalización de sus relaciones.

Así mismo abogó porque sigan intactos los lazos entre el Vaticano y la Isla, que en 2015 cumplen 80 años.

Francisco elevó además un mensaje de respeto y cariño por el líder de la revolución Fidel Castro.

"Hoy renovamos estos lazos de cooperación y amistad, para que la iglesia siga apoyando al pueblo cubano con libertad para llevar el anuncio del reino hasta la periferia".

El Papa destacó a la Virgen del Cobre como la patrona de Cuba durante sus palabras.

Por su parte el presidente de Cuba, Raúl Castro -quien habló antes del Papa- aseguró que "el pueblo y el gobierno lo reciben con afecto".

Asimismo le agradeció al papa Francisco su apoyo a la normalización de las relaciones entre la Isla y EE.UU.

Durante su discurso Castro le manifestó al papa que agradecen su "apoyo para que Estados Unidos y Cuba den un primer paso para la normalización de vínculos entre ambos países".

Además se refirió al bloqueo que ha mantenido Estados Unidos desde la década de los 60, y lo calificó como "cruel inmoral e ilegal", al tiempo que señaló que debe cesar.

Castro insistió en que el terreno sobre el cual está edificada la base militar de Guantánamo "debe ser devuelto a cuba" y recordó los 80 años de relaciones bilaterales con el Vaticano, al tiempo que señaló que "el gobierno y la iglesia católica, mantienen relaciones edificantes".

Por otra parte expresó que el continente es el más desigual del mundo, pero también el más católico.

Finalmente Raúl Castro pidió a las potencias no continuar con la industria nuclear, ya que "es una amenaza misma contra los seres humanos".