Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Venezuela sufre la peor escasez de alimentos de su historia

Largas filas en mercados de Venezuela; ciudadanos quieren comprar sus productos básicos / Foto AFP




Por: Andreina Flores
Corresponsal de RCN La Radio en Caracas


En los últimos días Venezuela ha sido noticia por la crisis fronteriza con Colombia o por la sentencia condenatoria al opositor Leopoldo López, pero… ¿ha cambiado en algo la cotidianidad del venezolano?

¿Se ha solventado la escasez de alimentos, de medicinas? ¿Se han terminado las enormes filas para comprar productos básicos?

El equipo de RCN La Radio pudo constatar que aún se ven hasta 400 personas en cola frente a los mercados de Caracas para poder comprar 2 kilos de harina o un paquete de papel higiénico.

"Tengo como 5 horas en esta cola para comprar comida para la casa", afirma María Vargas frente al Abasto Bicentenario, administrado por el Estado venezolano. "Yo antes podía agarrar lo que yo quisiera, la cantidad que yo quisiera pero ya no. Ahorita hay que optar por lo que haya", agregó.

Por su parte, Gisela relata que comenzó desde muy temprano a hacer la fila en un  mercado de la avenida Nueva Granada de Caracas y tardó toda la mañana en conseguir 2 kilos de azúcar. Mira a su alrededor y hace un cálculo de la gente en cola para comprar comida: "Aquí en el abasto Bicentenario hay como 400 o 500 personas. Y esto es todos los días. Yo lo hago una vez a la semana".

Beatriz González hace fila con su bebé de un año en brazos a las puertas de otro mercado en el oeste de Caracas. Llegó a las 5 de la mañana y ya suma 7 horas de cola bajo el sol. Pero no pierde de vista su prioridad: comprar pañales.

"Yo estaba en el mercado de Plaza Venezuela pero se hizo una aglomeración horrible, se empezaron a empujar y se atropellaron entre ellos y decidí venirme para acá. Tengo siete horas aquí, no he entrado y solamente tengo la esperanza de que, cuando entre, todavía queden pañales", expresó.

Del otro lado también hay quejas 

La mayoría de los entrevistados responsabiliza al gobierno de Nicolás Maduro de la escasez de alimentos. Sin embargo, otros culpan a los empresarios venezolanos o a la oposición de esconder la comida.

Así encontramos Cosme de Santiago, también en cola frente a uno de los mercados estatales en el sector Las Mercedes de Caracas:

"La oligarquía nuestra, el poder económico que está conspirando contra el gobierno, está tratando de incentivar este proceso de desabastecimiento para castigar al pueblo de manera que se voltee contra el gobierno", indicó.

¿Y por qué hay que hacer cola para comer en Venezuela?

El economista Roberto Benfele dice que la causa principal es la falta de producción:

"Tenemos una economía desvirtuada donde los empresarios no pueden producir las cantidades requeridas. Por otro lado, hay un control de precios que simplemente produce altos índices de inflación. Hay que promover la producción, debemos tratar de que las empresas puedan conseguir los insumos necesarios producir. La solución es una sola: producir dos, tres, cuatro veces más".

A esta situación de escasez también hay que agregarle la figura del "bachaquero": el revendedor que hace la cola para comprar productos básicos y revenderlos hasta 10 veces más caros. El economista Roberto Benfele lo explica así:

"Si la escasez es muy alta y no se consigue lo que se necesita, nacen fenómenos extraños como el bachaqueo. Es la persona que se aprovecha de la situación, que se va por los caminos verdes, hace cosas al margen de la ley, consigue lo que la gente necesita y se lo vende más caro".

El Banco Central de Venezuela no publica cifras oficiales de inflación o desabastecimiento desde hace ocho meses. Pero consultoras privadas estiman que la escasez de alimentos en Venezuela alcanza el 70%. Es decir que, de 10 alimentos básicos, 7 no se consiguen.

El cierre de frontera no parece haber mejorado tampoco la situación. La Guardia Nacional supervisa las filas frente a los mercados para evitar focos de violencia pero aún así, se producen peleas, empujones e incluso heridos de gravedad. El descontento se respira en el ambiente todos los días.