Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Exministro mexicano pide al presidente Santos que le ayude a buscar empleo

Exministro de Educación en México, Fausto Alzati





El exministro de Educación de México, Fausto Alzati, pidió al presidente Juan Manuel Santos que recuerde que fueron compañeros cuando hacían estudios en la Universidad de Harvard y que en virtud de esa amistad, le ayude a conseguir empleo.

Alzati fue ministro durante el gobierno de Ernesto Zedillo entre 1994 y el año 2000 y esta semana se declaró en bancarrota tras perder su vivienda. Ante ello, puso un aviso en Facebook para pedir una ayuda que le permita superar la difícil situación que atraviesa.

"Estimados amigos: Acabo de perder mi casa. No tengo empleo. Estoy dispuesto a trabajar de cualquier cosa por un sueldo que me alcance para rentar un techo y comer. Juro que esto no es una broma", publicó el exministro en su cuenta de Facebook.

El compañero Santos

En diálogo con RCN a Fin de Semana, el exministro le pidió a presidente Juan Manuel Santos que le dé una mano.

"Por cierto, yo quiero aprovechar este espacio ahora que me escuchan en Colombia, para pedirle ayuda un colombiano muy distinguido. Con él alguna vez compartí las aulas de Harvard y que se llama Juan Manuel Santos", dijo Alzati en diálogo con el programa Al Fin de Semana de RCN la Radio, tras lo cual pregunta en broma: ¿Lo conocen?

Alzati recuerda que fue compañero del jefe de estado colombiano mientras hacía una maestría de administración pública en esta prestigiosa universidad.

"Desde entonces era muy famoso entre nosotros porque sabíamos la participación de su familia en la industria periodística de Colombia", recuerda el exministro ahora caído en desgracia.

Tras preguntarle por el rendimiento académico de Santos,  Alzati dice que era muy buen estudiante, "pero que le ayudaba cuando se le atoraban algunas cosas de matemáticas".

Alzati obtuvo maestría en Administración Pública en la Universidad de Harvard, título que unió a los de Licenciado en Ciencias de la Información de la Universidad Iberoamericana, licenciado en derecho de la Unam y doctor en Economía Política.

Este es el personaje que asegura haberlo perdido todo y que le apuesta a un servicio social para que alguien le ofrezca un trabajo que le permita comer, arrendar una vivienda y pagar la deuda.

Cuando le preguntamos en RCN Al Fin de Semana por el salario para proveer sus necesidades, Alzati asegura que necesita un salario mensual de unos 150 mil pesos mexicanos mensuales, equivalentes a unos 27 millones de pesos colombianos.

Ha perdido todo menos el estatus y entonces reflexiona: "Sí, es una cantidad elevada, pero la valgo".

El litigio

El licenciado Alzati no explica mucho sobre el carácter de la disputa legal y sólo dice que tenía un abogado que lo estaba defendiendo y "se vendió, tras lo cual llegaron 50 tipos violentos, tumbaron la puerta de mi casa y empezaron a echar mis cosas a la calle".

El exministro atribuye su suerte a lo que califica como un problema de corrupción común en América Latina, en el que su abogado "en lugar de defenderme, se alió contra mí en un litigio por una vieja deuda que el abogado me dijo que estaba bajo control".

Tras ser preguntado si la casa de la que fue desalojado en Ciudad de México era su único patrimonio, dice que sí porque "es de los funcionarios que no roba” y que no tenía “ni cinco viviendas, ni veinte ranchos".

Alzati se describe como un hombre disciplinado cuyo único exceso es el de los libros, y casado tres veces, su actual esposa es más joven que él, tiene un hijo adolescente y uno de sus hijos mayores es un escritor que empieza a obtener cierto reconocimiento.

Y, sin preguntárselo, insiste en que su actual esposa "no es una inútil, es una abogada".

Las gestiones

Reitera que el mensaje en Facebook no es una broma, aunque reflexiona que es difícil creer que alguien que fue ministro en México esté en su situación, "porque hay una tradición muy lamentable que los funcionarios públicos se enriquecen".

Alzati no ha estado exento de polémicas, pues fue separado el año pasado del cargo de director de la Televisión Educativa de la Secretaría de Educación Pública, tras interrumpir, al parecer en estado de embriaguez, la lectura de un poema que consideraba como ofensivo contra el presidente Enrique Peña Nieto.

También fue destituido como ministro de Educación por firmar documentos como doctor de la Universidad de Harvard, mientras el título apenas estaba en trámite.

Esta es la historia del compañero de clases del presidente Santos, a quien Alzati le pide que "lo invite a asesorarlo de alguna forma o a trabajar, bien sea desde Ciudad de México o en Bogotá".

"Es cosa de pensarlo" dice al final en la entrevista en el programa Al Fin de Semana.

Por Indalecio Castellanos