Con el avance tecnológico y el acceso cada vez más fácil a dispositivos celulares y a cámaras fotográficas, el deseo de los padres y madres de familia por hacer fotos de sus hijos es mayor, sin embargo, no siempre se cumplen las expectativas que se tienen en cuanto a la calidad de la imagen que se obtiene.

Por este motivo, ahora los encargados de hacer unas buenas capturas de los hijos, son fotógrafos profesionales que en sesiones de por lo menos cuatro horas logran recrear lo que los padres quieren ver en una fotografía.

Con este deseo de guardar recuerdos con múltiples detalles de una etapa de los hijos, la fotografía newborn es un fenómeno que no para de crecer en muchas partes del mundo, pero ¿en qué consiste este tipo de fotografía? en pocas palabras es el arte de retratar recién nacidos, un trabajo que requiere de preparación para saber tratar a estos clientes poco comunes que tienen necesidades específicas que deben cumplirse al pie de la letra.

En este tipo de sesiones es normal que los padres lleguen con temores, pues tendrán que poner en manos del fotógrafo a su bebé de tan solo unos días de nacido, porque según Paula Peralta, fotógrafa especializada en retratar recién nacidos, es mejor hacerlo en los primeros días de vida para capturar las posiciones que tenía el bebé en el vientre de la madre.

Para realizar un estudio fotográfico con estas características es recomendable que el bebé ya tenga la primera dosis de vacunas y que se cumplan con todos los cuidados necesarios para poder trasladarse hasta el estudio, así como tener definido el concepto que se quiere manejar y en algunos casos, haber consultado con el pediatra.

Sala Internacional, el espacio de conversación con las curiosidades del mundo, todos los sábados de 5 a 6 am con repetición a las 11 am.