Cargando contenido

Foto: AFP




Rosa Milena Cárdenas León recibió de la Fiscalía los restos de su hermana Luz Mary Portela León, una de las 11 personas desaparecidas del Palacio de Justicia, y aunque le agradece a Dios el poder darle ahora cristiana sepultura, dice que con ello no les devolvieron la verdad.

"Hoy tenemos más dudas sobre lo que realmente ocurrió en el Palacio, porque aunque cuatro testimonios distintos coincidieron en que vieron a mi hermana salir con vida del Palacio y luego la vieron viva en la Casa del Florero, ayer nos dicen que Luz Mary murió calcinada en el incendio del edificio", dijo Rosa Milena a RCN La Radio.

Señaló que "se siente un sabor agridulce, porque luego de 30 años de sufrimiento, pudimos saber lo que en principio pasó con mi hermana, aunque aún nos quedan muchas dudas sobre las circunstancias de su muerte".

"Me duele que el Estado colombiano espere 30 años para entregarme el cuerpo de mi hermana. Sólo espero que la entrega de los restos de Luz Mary sea digna y me garanticen que algo así no vuelva a ocurrir en el país", aseveró Rosa Milena.

Rosa Milena recuerda que tenía 6 años cuando la toma a sangre y fuego por parte del M-19 al Palacio de Justicia y su hermano tenía 5 años. (Lea aquí: Han sido 30 años y siguen las dudas: familiares de desaparecidos en el Palacio de Justicia)

"Ese día mi mamá estaba angustiada porque mi hermana no llegaba a la casa. Como a las 6 o 7 de la noche, mi mamá prendió el televisor y se dio cuenta de lo que pasaba en el Palacio. Entonces quiso salir a buscar a mi hermana, pero llegaron otros familiares que habían estado en el lugar y le contaron que las autoridades no tenían noticias sobre la suerte de Luz Mary".

Precisamente, ese día, relata Rosa Milena, "mi mamá amaneció enferma y por eso mi hermana decidió ir a la cafetería del Palacio a reemplazarla".

Relató que los días posteriores a la toma del Palacio, por parte del M-19, "fueron muy duros, porque mi mamá se dedicó a buscar la verdad, mientras una tía nos cuidaba a mi hermano y a mi, ya que Luz Mary era la que se quedaba con nosotros mientras mi mamá se iba a trabajar al Palacio de Justicia".

Y agregó: "para nosotros fue muy duro ver a mi mamá desde ese día hasta el día en que murió buscando a mi hermana día y noche, sin descanso ... era muy angustiante; mi madre no dormía, no comía y el tiempo siguió pasando sin saber nada", explicó.

Reveló que según el proceso que se le sigue al general Jesús Armando Arias Cabrales, cuatro testigos señalaron que vieron salir viva a su hermana, "estaba herida en uno de sus brazos y fue conducida a la Casa del Florero. Ahora nos dicen que una familia reclamó el cuerpo y lo sepultaron en el cementerio del norte", afirma.

Relató además que toda su vida su mamá se sintió culpable porque el día de la toma Luz Mary decidió reemplazarla. "Siempre mi mamá dijo que era ella la que tenía que haber padecido esa pesadilla y no mi hermana".

"Le doy gracias a Dios que me dio la oportunidad de encontrar los restos de mi hermana, pero les exijo que me digan qué fue lo que realmente pasó con mi hermana y con el resto de otras víctimas", apuntó.