Foto RCN La Radio / Juan Pablo Latorre


Por: Juan Pablo Latorre.

Desde hace 18 años, miles de feligreses y devotos católicos, se reúnen en un santuario ubicado entre los municipios de El Rosal y Facatativá, donde aseguran que se ha manifestado en varias oportunidades la Virgen María.

De acuerdo con los testimonios de muchos de los habitantes de la región, el lugar nació como resultado de una manifestación sobrenatural en la que se concedió una sanación a una familia, que posteriormente donó esos terrenos para que se convirtiera en un lugar de peregrinación.

En promedio, unos dos kilómetros de trocha, tienen que recorrer en su mayoría a pie, las personas que llegan hasta el 'Jardín de María', como fue denominado este lugar de oración.

De acuerdo con los testimonios de varios feligreses, son innumerables los milagros que al parecer han recibido en este sitio de peregrinación que está próximo a cumplir 20 años.

Eugenia Ricaurte dice que su hijo fue sanado de un grave caso de alcoholismo, en medio de una aparición de la Santa.

"La verdad yo vengo hace varios años acá porque la Virgen me concedió un milagro (...) mi hijo tenía un grave problema de alcoholismo que incluso casi le cuesta la vida porque estaba muy mal de salud" dijo.

Agregó que "la verdad me enteré de este sitio por unas personas que me comentaron porque yo vivo en Faca, y desde que he venido he recibido muchas bendiciones personales y para mi familia".

Constanza Ramírez y Jorge Evelio Jaimes, indicaron también que vienen al lugar, declarado recientemente como Santuario, luego de unos milagros que según ellos, les fueron concedidos.

"Es increíble la paz y la tranquilidad que uno siente cuando está acá. Este no es un lugar común. Acá realmente se siente la presencia de la Virgen María y todas las bondades que ella nos concede cuando pedimos las cosas con fe" manifestó esta pareja.

Y es que en cuestiones de fe, es muy poco lo que se puede negar o confirmar, según lo indicó el sacerdote Manuel Vega, quien oficia mensualmente una ceremonia en este sitio, y quien precisó que más que venir a venerar una imagen, lo que se debe experimentar en ese lugar, es la presencia de Dios y de la Virgen.

"Precisamente hoy hablé de eso. Lo que se debe experimentar en este jardín, es la presencia de Dios a través de los sacramentos (...) Cuando se dijo ya que esto podría ser un santuario dedicado a la Virgen María, pues esto ha generado unas visitas masivas" indicó.

Sostuvo que "todo empezó hace casi 20 años con unas manifestaciones a unas niñas. Yo conocí de manera especial a una de ellas que se llama Carolina Jiménez quien presenció varias de esas manifestaciones místicas, porque en últimas la Iglesia es muy cuidadosa en definir si eso es de Dios o no es de Dios".

Entre tanto, son al menos una docena de hombres los encargados de cuidar y preservar el lugar que se sostiene con las limosnas que diariamente llevan las personas que asisten al lugar. Así lo precisó Jorge Bejarano, uno de los fundadores del Jardín.

"Ya llevo 16 años y medio que recibí esta invitación para venir. La Virgen me echó la red y aquí me quedé y aquí seguiré hasta que ella me lo permita, aprovechando siempre esta oportunidad de este encuentro, en este lugar maravilloso" expresó.

Agregó que "yo sólo soy acá un servidor y con toda humildad trato de que todo esté preparado para que cuando vengan los peregrinos, se puedan encontrar con la santísima virgen (...) Que haya la infraestructura necesaria y que todos de esa manera puedan cumplir con esa función de acercarse a Dios y a lo divino".

Por su parte, John Castiblanco, teólogo y filósofo de la Universidad Javeriana asegura que aunque a través de la fe todo es posible, este tipo de manifestaciones no pueden ser comprobadas a través de la razón.

"La fe de las personas pueden motivar en parte que estos fenómenos que nosotros llamaríamos sobrenaturales se den, pero bajo una comprensión específica (...) En este caso, bajo el catolicismo se puede ratificar este hecho" indicó.

Precisó que "estas situaciones requieren en parte que la autoridad competente a través del Obispo, certifique estas apariciones (...) Esto no se puede dejad a una situación única, la experiencia de los fieles, para que se válido para la Iglesia".

Lo cierto del caso, es que entre lo humano y lo divino, miles de personas siguen acudiendo a este sitio a pedir milagros y sanaciones, en medio de los testimonios de las bondades de la virgen que según ellos, se manifiesta constantemente en este jardín.

[gallery ids="48238,48239,48240,48241,48242,48243,48245,48244"]