Cargando contenido

Imelda Daza, representante de Voces de Paz y Reconciliación / Foto Colprensa-El Universal





Imelda Daza es vocera del movimiento político Voces de Paz y Reconciliación y ayer fue elegida para ser una de las seis delegadas que estarán presentes en el Senado y en la Cámara de Representantes en las discusiones de las leyes de paz, con voz pero sin voto.

Junto a ella estarán Jairo Estrada, Pablo Cruz, Judith Maldonado, Francisco Toloza y Jairo Rivera, quienes hoy registraron ante el Consejo Nacional Electoral el movimiento que busca garantizar que las leyes que se van a aprobar en el Congreso coincidan con lo acordado en La Habana, Cuba, entre el Gobierno y las Farc.

Imelda Daza es economista de la Universidad Nacional y activista social; es fundadora de la Unión Patriótica y víctima del genocidio de este partido, lo que la obligó a exiliarse en Suecia. Allí siguió su participación en la política siendo miembro del Partido Social Demócrata durante 12 años. En 2014 regresó a la política colombiana como candidata a la gobernación del César.

La activista aclaró en RCN Radio que este movimiento no está conformado por integrantes de las Farc sino que es "una agrupación de ciudadanos colombianos en ejercicio que deciden acogerse al acuerdo paz y promover la iniciativa de hacer política en el país".

"Después de esto decidí hacer pedagogía por la paz. Cuando surgió el plebiscito me dedique a promover el SÍ en varias regiones del país y en las últimas semanas me he dedicado a trabajar por la implementación de los acuerdos", contó.

Daza aseguró que para ser elegida como vocera del movimiento argumentó ser representante del Caribe colombiano, de la mujer como víctima del conflicto y de los colombianos que están en el exilio. Los otros elegidos defendieron la representación de la juventud, de los académicos, entre otros.

Para Imelda, las Farc tomaron "inteligentemente" la decisión de dejar las armas para hacer política legal y tienen un gran potencial político, por esto "pido a los colombianos que pasemos esta página del horror y de la guerra".

De estos seis voceros, tres estarán en el Senado y tres en la Cámara de Representantes, con voz para intervenir en las plenarias pero sin voto para tomar decisiones. La activista reconoce que será complejo hacer política como representantes de este movimiento y también para las Farc, "como también lo tuvo que haber sido para el 35% del Congreso que representaba al paramilitarismo", expresó.

"He hecho de la política mi pasión y de la paz un compromiso firme, solemne y definitivo. Le apunto a la paz", finalizó Imelda Daza que hace parte del equipo que estará en Cámara.