Hoy, más que en otras épocas, la humanidad vive conectada a la tecnología. Cada vez somos más dependientes de dispositivos tecnológicos que nos ayudan a agilizar nuestras actividades cotidianas. Es el caso del smartphone o de las gafas de realidad virtual que se han convertido en un accesorio común en las personas.

Sin embargo, existe en el mundo un grupo de personas que dieron un paso más allá y se autodenominan cyborgs o transespecie: aquellos que no se consideran 100% humanos.

Sala Internacional habló con Manel Muñoz, fotógrafo de profesión y uno de los cyborgs más populares, quien se implantó un barómetro para predecir el tiempo.

La lluvia es un tema que le apasiona a Muñoz y de ahí la idea de incorporar un dispositivo en su cabeza para captar los cambios en la presión atmosférica  y traducirlo a vibraciones que solo él puede decodificar. “Siempre me gustó mucho la lluvia. Pensé que si podía predecirla sería maravilloso”, afirma Manel.

Cyborg Fundation es la comunidad creada por otros dos cyborgs y de la que hace parte Manel. Gracias a esta fundación pueden viajar por el mundo, contando sus experiencias y explicando este nuevo movimiento social, el cual se expandirá en unos años.

Sala Internacional, el espacio de conversación con las curiosidades del mundo, todos los sábados de 5 a 6 am con repetición a las 11 am.