El gerente general del Banco de la República, José Darío Uribe, explicó que el nuevo billete de 100 mil pesos es para ser usado en transacciones de alto valor, “no para pagar un bus o una paleta”.

La idea es facilitar el proceso a quienes realizan operaciones de cifras altas, porque con esto van a requerir menos cantidad de billetes.

“Por ejemplo, para pagar el transporte público se tienen los billetes de menor denominación y las monedas. Usar este billete para pagar un bus que vale dos mil pesos es tan ineficiente como realizar transacciones en efectivo de alto valor con billetes de baja denominación. Por eso para cada tipo de transacción hay un billete conveniente”, dijo Uribe.

Agregó que “este año vamos a producir casi 1.100 millones de billetes y solo 59 millones serán de 100 mil pesos”.

El gerente del Banco de la República explicó que la última denominación que sacó la institución fue en el año 2000. Desde entonces el Producto Interno Bruto se ha más que triplicado y el salario mínimo duplicado.

Especificó que para pagar un salario mínimo en el año 2.000 se necesitaban 5 billetes de 50 mil pesos y 35 mil pesos más, hoy se necesitan 6 billetes de 100 mil.

“Eso muestra lo que ha crecido la economía colombiana, cómo han aumentado los ingresos de los ciudadanos, la forma como se ha incrementado el promedio de las transacciones y por eso se requiere de una denominación mayor en los billetes. El 90 por ciento de las transacciones que hacen los colombianos son en efectivo y para eso es obligación del BanRepública que el ciudadano tenga a su disposición los billetes que necesita”, enfatizó Uribe.

Con respecto a la decisión de utilizar la imagen de Carlos Lleras Restrepo en el nuevo billete, Uribe señaló que se trata de una disposición especificada en una ley del año 2007, que dice que la siguiente denominación de billete que emitiera el BanRepública debía homenajear al expresidente.

Uribe explicó que los cajeros automáticos tienen que ser adaptados a las características de estos billetes de 100 mil, porque tienen tamaño y grosor particular. En la medida en que vaya aumentando la demanda comenzarán a estar disponibles en la banca.

“Cuando se habla de ilegalidad o informalidad me parece muy simplista que se vincule con el tamaño de la denominación del billete. Creo que más bien son problemas que se relacionan con otros asuntos, muchos más complejos de tipo político-económico y social”, dijo el gerente de Banco.

José Darío Uribe comentó que en el nuevo billete se han incorporado las últimas tecnologías de seguridad y para ello cuenta con más de 50 elementos que tienen por objeto minimizar la posibilidad de fraude.