http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/EntreIragorriCarmenAristeguiAGO05.mp3 La reconocida periodista de CNN en Español dice que hay evidencias de que en su país no se viven a plenitud las libertades de informar  y opinar. Carmen Aristegui, una de las periodistas con mayor influencia en México, dice que el asesinato del reportero gráfico de la revista ‘Proceso’, Rubén Espinosa, en circunstancias que aun no se han esclarecido, ha sido una doble sacudida para el gremio periodístico. Primero, por el impacto que genera un asesinato múltiple y,  luego, porque el hecho violento podría estar vinculado con el desempeño de su trabajo en la prensa. Reporteros Sin Fronteras ha precisado que desde el año 2000 hasta ahora en México han sido asesinados 100, y en los últimos 5 años, 34 comunicadores han salido del país por amenazas de muerte. Al respecto, Aristegui opina que estas cifras dejan en evidencia que “el gobierno no está haciendo lo básico para proteger a los periodistas y tampoco lo necesario para garantizar el derecho a la vida de sus ciudadanos”. La comunicadora explica que este asesinato es producto de una represalia política, fruto del  trabajo periodístico de Espinosa, y presume que va a ser muy difícil convencer a un país de suspicacias, como México, de que el móvil del asesinato no está relacionado con su trabajo en los medios de comunicación. “Actualmente no existe ningún proceso judicial convincente que explique por qué han muerto tantas personas por realizar labores periodísticas. Este caso engrosa una larga lista de impunidad que hay en México por periodistas muertos en circunstancias nunca esclarecidas. Ni siquiera tenemos una lista consolidada de la cantidad de gente que ha muerto por hacer periodismo”, apunta Aristegui. La periodista mexicana reconoce que se encuentra en un proceso 'poco feliz' de su vida tras ser despedida de la emisora mexicana MVS, el pasado 15 de marzo de 2015, debido a la participación que realizó en una investigación sobre la adquisición de una casa por parte de la esposa del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. "En este país cuando tocas los techos de cristal del alto poder presidencial, a través de investigaciones periodísticas, las consecuencias pueden ser nefastas. La salida forzosa de la emisora es una muestra brutal y abierta de la censura en México, y de la forma cómo se están limitando las libertades de opinar e informar. Se trata de regresiones autoritarias que deberían preocuparnos seriamente como sociedad", enfatiza Aristegui. La desaparición de 43 estudiantes del Magisterio en Iguala, el escándalo relacionado con la Casa Blanca adquirida por la primera dama, Angélica Rivera, y la huida del capo Chapo Guzmán son algunos de los varios puntos grises del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que han hecho descender su popularidad del 70% al 15%. Al respecto, la periodista de CNN en Español concluye  que el gobierno de Peña está "al punto de la debacle".