El procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez rechazó y condenó el asesinato de militares en el departamento de Boyacá a manos del ELN y advirtió que este tipo de acciones no pueden ser premiadas en un futuro cuando eventualmente haya acercamientos con ese grupo guerrillero. Para el Procurador es necesario que el gobierno y la sociedad colombiana se una para rechazar este tipo de acciones contra la fuerza pública y la población, pero además, se debe exigir la liberación de quienes quedaron secuestrados por el ELN. "Es necesaria la unidad de toda la sociedad para rechazar esta barbarie para abrir los ojos a efectos de que actos como este no vayan a ser beneficiados en el inmediato futuro con la renuncia de la persecución penal", afirmó Ordóñez. Según el Procurador General, los acuerdos que se adelantan por parte del gobierno en materia de justicia, podrían generar impunidad para quienes son responsables de actos como los que se realizaron en Boyacá. "Que frente a los delitos atroces la pena sea el trabajo social o pena restaurativa, eso envía un mensaje de impunidad y motiva a los que siguen en armas para realizar actos de esta naturaleza", agregó. El jefe del Ministerio Público envió un mensaje de solidaridad con las familias de la fuerza pública y de quienes murieron en esta acción violenta del ELN e insistió que no se deben enviar mensajes de impunidad para quienes aún están ejerciendo como grupos armados ilegales.