El romance es una de las inspiraciones más fuertes en la música y para Tebache, el romanticismo es una fuente necesaria a la hora de construir música.

En RCN Al fin de semana nos acompañó Esteban Herrera, mejor conocido como Tebache, artista de pop urbano, quién nos estuvo contando un poco acerca de su carrera, su música y sus planes con su carrera artística.

Su nombre artístico viene de una mezcla entre el apodo que le daban antes, ‘Teban’, y las iniciales del nombre de su padre, Camilo Herrera, utilizando la C del nombre y la H y la E del apellido que lleva su progenitor.

Tebache narra que su acercamiento a la música sucedió a los 12 años cuando aprendió a tocar guitarra de manera empírica con una vieja guitarra que pertenecía a su papá; luego, a partir de los 16 años empezó a trabajar con su voz e incluso tomó clases personalizadas para sacarle el máximo provecho; tanto así que durante el colegio y la universidad lo llamaban para que cantara en eventos de compañeros y profesores.

Tebache explica que la búsqueda que tiene en sus canciones va orientada a cantarle a la felicidad y cosas alegres, descata que quiere darle un buen ejemplo a los niños y que no va con canciones que tengan mensajes polémicos y que hagan discutir a la gente.

Otra cosa que resalta Tebache acerca de su trabajo es el sacrificio que tuvo que hacer para llegar al punto donde se encuentra: mientras estudió en la universidad tuvo que responder por el estudio, el trabajo adicional que tenía y la música, de allí que escucharse en la radio le produce mucha emoción.

Finalmente, habla de sus proyecciones en las que dice que le gustaría llegar a ser un artista reconocido mundialmente, pero sabe que para ello hay que trabajar fuertemente y además insiste en que sus canciones tengan su propia identidad enmarcada en sus ideas de no ser polémico o irrespetuoso.