http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/JulesCarcelesSep01.mp3 Por Javier Jules Fiestas y celebraciones con música e invitados, delincuencia sin límites, ingreso de elementos prohibidos y fugas de personas consideradas muy peligrosas, así como privilegios para los políticos y exaltos funcionarios, figuran entre los escándalos del sistema penitenciario en Colombia la mayoría con responsabilidad del Inpec. A mediados de febrero de 2016, la Fiscalía reveló que en al menos tres cárceles, entre las que está La Modelo, alrededor de 100 personas habrían sido asesinadas y descuartizadas desde la década de los 90. La misma Fiscalía inició una investigación de la que aún no se conocen avances. El 25 de febrero de 2010 se fugan de La Picota Dumar de Jesús Guerrero alias Carecuchillo y Rahomir Rodríguez alias Tribilín, ambos excabecillas de las AUC. Un día después el 26 de febrero y en medio de las críticas suscitadas por la facilidad en la que los dos postulados a justicia y paz burlaron todos los filtros de seguridad para salir de la cárcel, renuncia Teresa Moya a la dirección del Inpec. (Le puede interesar: Investigan supuesta parranda en la Penitenciaría El Bosque) Fugas de otros personas como Bayron Palacio Fernández, condenado a 58 años por abuso a menores y de alias el Desalmado en la cárcel de Florencia, los dos entre abril y julio de 2015, se suman a los escándalos enfrentados por el Inpec. Comenzaba el mes de febrero de 2012 cuando el país conocía que el lugar en el que permanecían Manuel, Miguel y Guido Nule, así como Mauricio Galofre, implicados en el denominado carrusel de la contratación y condenados por peculado por apropiación en contratos de obras públicas, estaba muy lejos de ser una cárcel. (Lea también: Suspenden a mandos del Inpec en cárcel de Barranquilla por excesos en boda del hijo de “La Gata”) Luego de una inspección al lugar en el que estaban recluidos se encontró además de alcohol, teléfonos de última tecnología, consolas de juego, tabletas y camas diferentes a las asignadas, que habían sido ingresadas de forma irregular. Los primos Nule y Galofre tenían hasta un chef exclusivo, encargado de prepararles sus alimentos. A mediados de enero de 2008 se produce la captura más importante de un miembro del ELN en toda su historia. Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía, alias Pablito, señalado de ser el jefe militar de esta guerrilla y miembro del denominado COCE, fue capturado en Bogotá y trasladado a la cárcel de Combita. Un año y medio después y cuando por orden de un juez es trasladado desde la cárcel de Combita hasta la de Arauca, la región bajo su dominio, alias Pablito se fuga y es posteriormente llevado por un comando guerrillero hacia las montañas de esa región, en donde aún permanece. El 23 de abril de 2009 es capturado el exsenador caucano Juan Carlos Martínez Sinisterra, tras ser señalado por el exjefe paramilitar Ever Veloza como un hombre cercano a las AUC. Varios escándalos protagonizó el hombre, desde la cárcel La Picota, en donde fue recluido, con costos para dos directores que dejaron de serlo. El más grande de esos escándalos, ocurrió el 29 de enero de 2011 cuando Martínez Sinisterra celebró su cumpleaños número 41. En el agasajo estuvieron presentes la orquesta Guayacán y 200 invitados entre los que figuraron varios de los reconocidos personajes políticos del Valle del Cauca. Miembros de la guardia penitenciaria señalaron que la fiesta se cumplió desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, pero no se ingresaron elementos prohibidos e incluso la torta la donó la dirección de la cárcel. En su momento y después de conocerse este escándalo, el director del Inpec de la época general Gustavo Ricaurte, anunció el traslado del interno. El miércoles 19 de junio de 1991, Pablo Escobar acude a la oficina de instrucción criminal de Medellín y se entrega a la justicia. La que fue catalogada como la cárcel de máxima comodidad, La Catedral, fue el escenario de una serie de excesos y dominio de Escobar que no ejercían una condición de presidio y en la que estaba acompañado de sus lugartenientes. Habitaciones cómodas, salas de billar y pool, bar, cancha de fútbol, cascada natural, cuadros y muebles importados, hacían parte de este lugar en el que además se realizaban orgías y fiestas para amigos y sicarios. El 21 de julio de 1992 y cuando se comprobó que Pablo Escobar seguía manejando desde la cárcel al Cartel de Medellín, se produce su fuga junto a sus escoltas. El presidente César Gaviria, tuvo que salir a los medios a pronunciarse por este hecho. Los privilegios para los denominados presos de cuello blanco que en el caso de los pabellones R 1 y 2 de La Picota, que antes era un centro de salud, hace que cumplan sus penas no en celdas sino en habitaciones, se suman a las críticas hacia el sistema penitenciario en Colombia.