Cargando contenido

Así lo expresaron en un foro en el que dieron a conocer sus propuestas sobre salud.

Líquido
Ingimage

Varios candidatos presidenciales que participaron en un foro sobre salud, organizado por la revista Semana, afirmaron que la manera de combatir trastornos como la obesidad y el sobrepeso en el país no es a través de impuestos a bebidas o alimentos con alto contenido de azúcar, como en su momento lo propuso el Gobierno.
 
El aspirante Humberto de la Calle aseguró que no se le puede echar la culpa de ciertas enfermedades a un solo producto. 
  
“El problema no es el azúcar, el problema es la ingesta de muchos carbohidratos versus el gasto, lo cual implica deporte y otras cosas, así que no se pueden sectorizar los problemas. En cambio, una cosa que ha funcionado en el mundo es más la pedagogía y la cultura ciudadana”, señaló.
 
El candidato Iván Duque también rechazó un impuesto a las bebidas azucaradas y planteó soluciones integrales.
  
“El país lo que necesita son hábitos de prevención, hay que vencer el sedentarismo, hay que promover el consumo de frutas y verduras, buscar medidas integrales. No podemos condenar a los pobres que son los únicos que deben pagar altos impuestos, cuando en realidad lo que se necesita es una política integral para vencer la obesidad”, manifestó.
 
El candidato Juan Carlos Pinzón aseguró que siempre se opuso a esta propuesta impulsada en su momento por el Gobierno.
  
“Que tal que a cada cosa que en exceso le haga daño a la salud, entonces se le ponga un impuesto, eso no tiene sentido. Lo que hay que hacer es crear un modelo en salud de vida sana, buena alimentación sin excesos y haciendo deporte”, manifestó.
 
La exministra Marta Lucía Ramírez dijo que la solución no es condenar las bebidas azucaradas sino promover la alimentación saludable.
  
“Estoy totalmente en contra del impuesto a las bebidas azucaradas, ese fue un impuesto que se quiso establecer con el sesgo en contra de una industria, lo que debemos tener es seguridad alimentaria para los colombianos”, sostuvo.
 
Durante la discusión de la más reciente reforma tributaria, el Gobierno Nacional trató de impulsar un gravamen a las bebidas azucaradas con el argumento de que eran perjudiciales para la salud.
 
Sin embargo, la mayoría de los congresistas se opuso a esta propuesta y fue excluida de forma definitiva del texto del proyecto de ley redactado por el Ministerio de Hacienda.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido