Ese movimiento político solicitó reunirse con representantes de los países garantes del proceso de paz.

Iván Márquez, uno de los integrantes del partido político Farc
Iván Márquez, uno de los integrantes del partido político Farc
Foto: Colprensa

Iván Márquez, uno de los jefes del partido político Farc, rechazó la captura de Jesús Santrich por parte de la Fiscalía, en el marco de una investigación en su contra por el delito de narcotráfico, posterior a la firma de los acuerdos de paz.

A través de un comunicado de siete puntos, la Farc advirtió que el acuerdo de paz se encuentra en el punto más crítico y que existe un alto riesgo de que fracase.

Márquez indicó que la detención de Santrich por parte de la Fiscalía General de la Nación, obedece a un "Plan orquestado por el Gobierno de los Estados Unidos con el concurso de la Fiscalía colombiana", luego de la visita de Néstor Humberto Martínez a esa nación y agregó que hay una intención de esa entidad de acabar con la dirección política de ese partido.

Las Farc reiteraron que el Gobierno estaba buscando una excusa para justificar su fracaso en la política contra las drogas, al tiempo que reiteró que esa organización no tuvo nada que ver con ese delito.

Iván Márquez precisó que esta decisión judicial envía un mal mensaje a los ex guerilleros y ex guerrilleras que llevan varios meses en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación a quienes invitó a no dejarse provocar por este tipo de acciones con las que, según él, se busca desestabilizar la implementación de los acuerdos.

En el documento, las Farc le pidieron al Presidente de la República una reunión urgente al tiempo que lo exhortaron para que cumpla los acuerdos en el marco de la Justicia Transicional.

Finalmente, el partido político le expresó toda su solidaridad a Jesús Santrich y anunciaron que además de pedir el acompañamiento internacional a los países garantes del proceso de paz con el Gobierno, solicitarán una serie de reuniones urgentes para analizar el caso de la detención del también jefe de ese partido político.

Este es el comunicado:

1.- Con la captura de nuestro camarada Jesús Santrich el proceso de paz se encuentra en su punto más crítico y amenaza ser un verdadero fracaso. A los manifiestos incumplimientos por parte del Estado, se le agrega una nueva situación que ya habíamos considerado desde que en el Congreso y por cuenta de la perversa actuación de la Fiscalía General, se iniciara el desmonte de la Jurisdicción Especial para la Paz. 

2.- La detención de Santrich hace parte de un plan orquestado por el Gobierno de los Estados Unidos con el concurso de la Fiscalía colombiana, cuyas últimas elaboraciones fueron concertadas en la reciente visita del director del ente acusador al país del norte, que amenaza extenderse a toda la excomandancia fariana, con el propósito de decapitar la dirección política de nuestro Partido y sepultar los anhelos de paz del pueblo colombiano. Además de esta ignominiosa subordinación de la justicia colombiana, es claro que estamos frente a otro montaje de la torcida justicia estadounidense, como sucedió con los procesos llevados contra Simón Trinidad. A Santrich se le pretende extraditar y juzgar por el presunto intento de comisión de un delito de narcotráfico.  

3.- Frente a la evidencia de que el negocio corporativo transnacional de la cocaína, por su mismo carácter, no podía desaparecer con el Acuerdo de paz, por cuanto las FARC-EP no eran su causante, y éste no sólo continuaba sino que adquiría renovados impulsos, era necesario encontrar un pretexto que justificara la actualización de la fracasada “guerra contra las drogas”. Y no podía ser otro que el de la prolongación de nuestras presuntas actividades delictivas, para impedir además el conquistado derecho a la participación política, incluida la representación en el Congreso.

4.- Pésimo mensaje de incumplimiento a los exguerrilleros y exguerrilleras que hoy se encuentran en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, con quienes el pasado fin de semana celebramos un exitoso encuentro en el que se reafirmó la indeclinable voluntad de construcción de la paz en medio de tanta adversidad. A todos ellos y ellas los invitamos a mantener la calma, a no aceptar la provocación y a no permitir que el honor y la dignidad farianas continúen siendo mancillados. Es indiscutible que se pretende forzar la desbandada del proceso para justificar la continuidad de la violencia.

5.- En este difícil momento en el que se ha abierto paso la sumaria condena mediática, de la mayoría la dirigencia política y de la propia Presidencia de la República, llamamos a la solidaridad de todos los sectores de la sociedad colombiana que han apoyado los acuerdos a no cesar en el empeño de impedir que el proceso de paz sea llevado al abismo. Exhortamos a la Presidencia de la JEP a que en ejercicio de su autonomía haga cumplir los procedimientos señalados en el Artículo 19 transitorio del Acto Legislativo 01 de 2017. Al Presidente de la República que cumpla el acuerdo y la palabra empeñada, refrendada recientemente; le solicitamos reunión de urgencia.

6.- A los países garantes, Cuba y Noruega, a la Segunda Misión de Naciones Unidas, a la Unión Europea y en general a toda la comunidad internacional, le solicitamos su acompañamiento y contribución a garantizar que se atiendan con rigor los procedimientos de la JEP; pedimos igualmente reunión urgente.

7.- A Jesús Santrich toda nuestra solidaridad. Conocemos su voluntad de acero. Nuestro apoyo a la huelga de hambre que ha iniciado y a su llamado a que sea acompañado por los prisioneros y prisioneras de guerra que aún se encuentran en las cárceles del régimen. Santrich no puede ser el trofeo a entregar a Trump en su visita a Colombia. 
¡HEMOS CUMPLIDO Y SEGUIREMOS CUMPLIENDO!
¡LIBERTAD PARA JESÚS SANTRICH YA. TODOS SOMOS SANTRICH!

Encuentre más contenidos

Fin del contenido