Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Familia
Imagen referencial familia.
Ingimage

Al modificar o fijar una cuota alimentaria, los jueces no sólo deben verificar la capacidad económica de los padres, sino también el equilibrio de obligaciones, crianza y cuidado de los hijos. 
 
Así lo señaló la Corte Suprema de Justicia al dejar en claro los parámetros para fijar una cuota alimentaria en un proceso de divorcio. 
 
El alto tribunal señaló que en este tipo de procesos, los jueces deben “tener en cuenta el interés superior de los menores, a fin de que con la decisión no se transgredan los derechos fundamentales”.
 
El pronunciamiento se dio al revisar el caso de una pareja de médicos que después de ocho años de matrimonio se divorciaron a pesar de tener dos hijos. 
 
Durante el proceso de separación, la madre solicitó en varias oportunidades la modificación de la cuota alimentaria explicando que la edad y los gastos de los menores cambiaban a medida que pasaba el tiempo. 
 
Para el 2017, el padre hizo una solicitud de reducción de la cuota alimentaria aduciendo que aportaba 7 millones de pesos mensuales, mientras que su exmujer solo 600 mil, el juez del caso decidió que el padre se haría cargo de la manutención de uno de los hijos, mientras que el otro quedaba bajo responsabilidad de la madre.
 
La Corte concluyó que las decisiones del juez de familia sólo tuvieron en cuenta el factor económico, dejando de lado las obligaciones de crianza, compañía, apoyo y demás que necesitan los niños para tener un desarrollo y formación plenos. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.