Cargando contenido

Según el investigador Daniel Rico, la decisión del alto tribunal aclara quién debe evaluar el uso del herbicida.

La fumigación de cultivos ilícitos con glifosato en Nariño
La fumigación de cultivos ilícitos con glifosato.
Colprensa

La Corte Constitucional emitió un auto este jueves con el que mantiene las condiciones de la sentencia T-236 de 2017 respecto al uso del glifosato. Además, el alto tribunal reiteró que el Consejo Nacional de Estupefacientes es el que debe decidir si se reanudan las aspersiones aéreas, con base en valoraciones técnicas y científicas.

Al respecto, el politólogo y economista Daniel Mauricio Rico, investigador en economías criminales, consideró que el Gobierno pudo ahorrarse el debate sobre este asunto, pues según él hubo errores de interpretación sobre si el glifosato estaba prohibido o no para la erradicación de cultivos de coca. Sin embargo, agregó el experto, el auto es un triunfo para el presidente Iván Duque, toda vez que aclara unos puntos de la sentencia de 2017.

"Se hizo mucho ruido por unos debates jurídicos que no existían. El gobierno creó un problema y hoy se está resolviendo el problema que el mismo gobierno creó. Hubo un error de interpretación, en que el glifosato estaba prohibido y que se necesitaba una audiencia en la Corte para reabrir el programa de aspersión, pero desde el día uno la mayoría de expertos y técnicos, dentro del mismo gobierno, plantearon que no era necesario pedir una modulación de la Corte ni llegar con un discurso de ponderación de derechos", explicó Rico, en entrevista con Voces RCN.

Le puede interesar: ¿Fallo de la Corte Suprema deja en riesgo la lucha contra los cultivos ilícitos?

Audio

[Audio] 'Decisión de la Corte sobre glifosato es un triunfo para Duque', dice experto

0:27 5:25

"Era suficiente pedir una aclaración sobre el punto sexto (de la sentencia), que es el que dice el tipo de evidencia. Eso era todo lo que se necesitaba. Hoy la Corte le tira un salvavidas al Gobierno (...), pero el costo de esto es que el Gobierno perdió un año para poder implementar su programa de aspersión", agregó el investigador.

Sin embargo, para Rico, el problema es que en la sentencia había un asunto de circularidad que ponía en aprietos al Goierno: "Era demostrar que la aspersión aérea con glifosato no generaba un peligro para la salud, pero el programa estaba suspendido. El problema de circularidad era: '¿cómo yo pruebo que un programa que no está funcionando no es nocivo para la salud, si además de eso no puedo iniciar el programa hasta que yo no haga los estudios científicos?'".

Así que, según el investigador, la Corte Constitucional acogió la tesis del Gobierno en el sentido que "todos los países dicen que si el glifosato se utiliza en condiciones adecuadas y con los parámetros correctos, no está demostrada ninguna causalidad en desenlaces en salud".

De acuerdo con Rico, lo que hizo el alto tribunal fue "un triunfo para el presidente Duque, porque va a ser el Consejo Nacional de Estupefacientes, el cual él controla, porque tiene la mayoría, que debe establecer esos parámetros de evidencia científica".

En efecto, la mayoría de integrantes del Consejo Nacional de Estupefacientes son subalternos de duque, pues está conformado por los ministros de Justicia, Salud, Educación y Agricultura, el director de la Policía Nacional, el director de Aduanas, el jefe de la Aerocivil y el Procurador General.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido