Los trabajadores llevaban cuatro meses sin recibir sueldo tras demoras del Gobierno en la entrega de recursos a los partidos políticos para sus gastos de funcionamiento. El Partido Conservador se encuentra atravesando por una de sus peores crisis internas y financieras de los últimos años, hasta el punto de que varios funcionarios de la colectividad tuvieron que ser despedidos. Se conoció que los trabajadores llevaban cuatro meses sin recibir sueldo debido a la demora en la entrega de los recursos a los partidos políticos para sus gastos de funcionamiento por parte del Gobierno. Sin embargo, aunque recibieron parte de ese dinero el pasado viernes, pagaron la nómina y pocos días después notificaron de la terminación del contrato sin "justa causa" a varios de sus empleados, lo que podría generarle serios problemas legales al director del partido, Hernán Andrade. Esto debido a que, según fuentes, entre los despedidos hay una mujer embarazada y una persona que tuvo un accidente cerebrovascular por estrés laboral. Los cuestionamientos crecen porque pese a que no ha habido dinero para pagar a los propios funcionarios de planta, sí han tenido recursos para hacer alrededor de 23 millonarios contratos de prestación de servicios en lo que va corrido del 2017. Hasta el momento Hernán Andrade no se ha pronunciado sobre esta situación.