Daniel Coronell reveló un fragmento del nuevo libro de Vicky Dávila en el que se hace la revelación.

Germán Vargas Lleras y Juan Manuel Santos
Germán Vargas Lleras y Juan Manuel Santos
Foto: Presidencia

El candidato presidencial Germán Vargas Lleras, al parecer, estaba siendo objeto de seguimientos y vigilancia cuando vivía en la residencia oficial de la Vicepresidencia de la República.
 
Así lo reveló el periodista Daniel Coronell en su reciente columna de la Revista Semana, al dar a conocer un fragmento del nuevo libro que será publicado por la también periodista Vicky Dávila.
 
En su columna, cuenta detalles del capítulo número 5 titulado: 'El espionaje al vicepresidente', en el que se revela que una compañía de seguridad privada habría efectuado “un rastreo en la residencia oficial del entonces vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras”.

“La requisa electrónica, de acuerdo con un reporte entregado a Vargas Lleras, encontró que en su habitación matrimonial y en la sala de juntas privada habían sido camuflados varios dispositivos de monitoreo de audio y video”, señala la columna.
 
Según explicó Coronell, esas cámaras y micrófonos escondidos tenían el propósito de espiar la vida privada de Germán Vargas Lleras, y las reuniones que sostenía con sus colaboradores inmediatos y funcionarios con los que trataba asuntos de gobierno.
 
“Lo curioso es que la residencia del vicepresidente era periódicamente revisada por las agencias de inteligencia del Estado, justamente para identificar elementos instalados clandestinamente que pudieran poner en riesgo la vida o la confidencialidad de las comunicaciones y actividades del entonces vicepresidente de la República. Todas las pesquisas previas de las autoridades habían arrojado resultados negativos”, indica Coronell.
 
El registro a través del cual se encontraron dichos artefactos tecnológicos fue contratado por una abogado amigo de Germán Vargas, lo cual pondría en entredicho las revisiones hechas anteriormente por los funcionarios de inteligencia del Gobierno.
 
Según Coronell, el libro de Vicky Dávila también relata que el propio Germán Vargas informó al presidente Juan Manuel Santos de esta situación, quien “se mostró sorprendido y le prometió que encontrarían a los responsables y que llegarían hasta el fondo del asunto”.
 
El periodista cuenta además en su columna, que intentó averiguar más detalles del asunto con fuentes de inteligencia del Estado, quienes le informaron que también pudo tratarse de un montaje de alguien que estaba interesado en indisponer al vicepresidente.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido