Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Presidente Iván Duque, en la clausura del Congreso Nacional de Minería
Cortesía: Presidencia

El presidente Iván Duque hizo un llamado a los países de la región a no ser "cómplices silenciosos, ni mantener diplomacias melifluas" con los regímenes de Nicolás Maduro y Daniel Ortega, a propósito de las recientes detenciones a líderes del gremio empresarial de Nicaragua.  

Según las denuncias, ya son casi 40 opositores arrestados a dos semanas de las elecciones en ese país, donde Ortega busca su cuarto mandato consecutivo. 

Lea también: Estados Unidos anuncia apoyo a zonas donde "hay poca presencia del Estado" en Colombia

"¿En qué momento se durmió Latinoamérica, cuando vimos que democracias mutaran hacia ser 'dictocracias' y después en dictaduras? (...) No podemos ser indiferentes frente a las dictaduras que están causando estas crisis en Venezuela o las que ya perdieron cualquier tipo de respeto frente a cualquier orden, como lo hemos visto dolorosamente en Nicaragua", manifestó.

Las declaraciones del presidente Duque se dan en medio de las detenciones del presidente y vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), Michael Healy y Álvaro Vargas, respectivamente, quienes “están siendo investigados por el delito de lavado de dinero, bienes y activos”, de acuerdo con un comunicado emitido por la Policía de Nicaragua. 

"Cuando vemos el brutal arresto del representante de la agremiación del sector privado, quien junto con otros candidatos y líderes de la prensa están siendo vilipendiados, arrinconados, matoneados para garantizar una nueva aspiración 'dictocrática' de Daniel Ortega, todos los que defendemos la Carta Interamericana tenemos que levantar nuestra voz frente a estos fenómenos", manifestó. 

Le puede interesar: Vicepresidenta califica de inaceptable proposición de legislativos para normalizar relaciones con Venezuela

En ese sentido, señaló que "dejarlos cabalgar será ver nacer nuevas crisis, nuevos fenómenos migratorios violentos, nueva destrucción y nosotros tenemos, todos, que ser capaces de llamar las cosas por su nombre". 

Finalmente, pidió que a "quien pretenda pisotear el orden de los Derechos Humanos en el continente, quien pretenda pisotear la Carta Democrática, tiene que ser llamado dictador y no podemos ser consuetas ni cómplices silenciosos, ni mucho menos mantener diplomacias melifluas con quienes están acabando la estructura de la democracia, que son los Derechos Humanos". 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.