Corte Suprema había ordenado redoblar la seguridad del falso testigo, vinculado en procesos de parapolítica. 

Carlos Enrique Areiza
Carlos Enrique Areiza
YouTube

El testimonio del exparamilitar Carlos Enrique Areiza Arango, asesinado el pasado fin de semana en Bello, Norte del Valle de Aburrá, fue clave para que la Corte Suprema de Justicia absolviera al senador Iván Cepeda por manipulación de testigos, y compulsara copias para investigar al expresidente Álvaro Uribe Vélez.

En sus últimas versiones, alias Papo expresó temor por su integridad física, por lo que el alto tribunal ordenó redoblar las medidas de seguridad para él y su familia. En el momento del crimen Areiza Arango no tenía esquema de protección. 

El senador Iván Cepeda no descartó que el homicidio de este hombre que fue condenado por falso testimonio en el caso de la parapolítica, tenga que ver con sus versiones ante la Corte.  Solicitó protección para otros testigos.

“Llamaría a que los testigos a los que ha pedido protección la Corte que no era solamente el señor Areiza, sino otros para que esas medidas se hagan efectivas estamos viendo que esas advertencias sino se atienden terminan con resultados como los ocurridos en Bello el pasado fin de semana”.

Por su parte, el senador Alfredo Ramos Maya, hijo del excongresista Luis Alfredo Ramos, quien estuvo detenido durante tres años por cuenta de los falsos testigos, manifestó que Areiza Arango era un delincuente condenado por estos hechos y debía estar en la cárcel. Pidió celeridad en la investigación de este crimen.

“Un falso testigo que ya había sido condenado, que ya había sido claramente establecido que había dicho mentiras en contra de Luis Alfredo Ramos, termina muerto y nosotros le pedimos a las autoridades que investiguen hasta la saciedad”.

El comandante de la Policía Metropolitana, general Óscar Gómez Heredia, dijo que alias Papo tenía un amplio prontuario delictivo, incluidas dos condenas, una por extorsión y la segunda por falso testimonio.

Con el apoyo de las cámaras de seguridad ubicadas en el centro de Bello, buscan a los dos sicarios que cometieron el homicidio.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido