Foto: delegación del Gobierno en diálogos con el ELN



La delegación del Gobierno nacional en la Mesa de Diálogo con el ELN en Quito (Ecuador) manifestó este miércoles su "total" rechazo a los atentados registrados en las últimas horas en Casanare, Arauca y Boyacá, adjudicados a ese grupo guerrillero.

Ante estos atentados, el jefe del equipo negociador, Gustavo Bell Lemus, anunció que regresará inmediatamente a Bogotá para atender llamado del presidente Juan Manuel Santos y tomar decisiones sobre el proceso de paz.

En un comunicado emitido desde la capital ecuatoriana, del equipo negociador del Gobierno señala que analiza en este momento los hechos perpetrados por el ELN y sus implicaciones para el futuro de la mesa de diálogo.

“Buscaremos privilegiar el bienestar de los colombianos y precisar el mejor camino para avanzar en dirección correcta hacia la paz. El Jefe de la Delegación de Gobierno acudirá al llamado del señor presidente de la República a consultas para definir la posición del Estado colombiano frente a este momento”, acota en uno de sus apartes el comunicado.

De igual modo, añade que la voluntad del Gobierno de prorrogar el cese el fuego y de renegociar condiciones que atiendan al llamado de todos los colombianos y de la comunidad internacional, ha sido clara y expresa.

“Para ello la delegación de Gobierno ha estado más que dispuesta a retomar el diálogo en Quito y avanzar sustancialmente en los puntos de participación de la sociedad en la construcción de la paz y del cese el fuego".

Finalmente, el comunicado concluye diciendo que los hechos violentos por parte del ELN, tras culminar el cese el fuego bilateral, “desconocen la disposición del Gobierno; vuelven a afectar gravemente a la población y desatienden el clamor de la sociedad civil, líderes políticos, de derechos humanos, la Iglesia, países amigos y las Naciones Unidas. Estas acciones no son sólo un atentado al oleoducto, son una afrenta directa a las comunidades”.