Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

IGLESIA
La iglesia convocó a la comunidad católica del país para la construcción de una nación reconciliada y en paz.
Colprensa

Los obispos católicos congregados en la Conferencia Episcopal de Colombia, hicieron un llamado para avanzar en un pacto social y cultural en contra de la polarización que hay en el país, en torno al nuevo Gobierno del Presidente Duque .

Los principales representantes de la Iglesia Católica en Colombia, también le pidieron al Congreso de la república que se comprometa con ese propósito, al concluir la Plenaria ordinaria 106 del Episcopado colombiano en Bogotá.

A través de un comunicado, el presidente de la conferencia, monseñor Óscar Urbina, indicó que “No nos conviene ahondar en la polarización a la que hemos llegado en el esfuerzo de lograr el país que soñamos. La división no hace bien a ninguno. Hay que avanzar, dentro de un pacto social y cultural, a un gran acuerdo que nos permita vivir y trabajar todos en un gran proyecto nacional”.

Los Obispos saludaron al presidente electo, Iván Duque y afirmaron que lo acompañan en su propósito de ser garante de la unidad del país, como lo prometió en su primer discurso. Pedimos al Congreso de la República que se comprometa con este cometido. A los partidos y diversas agrupaciones sociales y políticas los invitamos para que, con responsabilidad, luchen también por este ideal”.

Expresaron también su “profunda consternación por los asesinatos de hermanos y hermanas en los últimos días; nos unimos al dolor de sus familias” y  le solicitaron a las autoridades “elevar los niveles de protección y los mecanismos establecidos legalmente para garantizar la vida de quienes están bajo amenazas”.

La Iglesia católica convocó a la sociedad colombiana a mantener la estabilidad de las regiones y de la democracia e  hicieron un llamado al pueblo colombiano “a soñar de nuevo nuestra convivencia y a empeñarnos seriamente en el bien común”.

En el comunicado, añaden que “la corrupción, que incrementa la inequidad, la ilegalidad, el narcotráfico, la pobreza y distintas formas de violencia, se ha vuelto para Colombia un mal gravísimo”.

Los Obispos advirtieron que la única forma para que la corrupción ceda en Colombia,  es necesario  rescatar  “la ética en la vida personal, la familia, la escuela, la academia y la sociedad en general. Debemos conocer y acoger las iniciativas que se juzguen válidas en el país para combatir este flagelo, rechazar este tipo de prácticas corruptas y cultivar una cultura de la honestidad y la transparencia .”

Finalmente, la Iglesia reiteró  la convocatoria a seguir trabajando por la paz. “Ningún colombiano puede negarse a participar en la superación de los problemas y situaciones conflictivas del país. Invitamos a no dejar a mitad de camino el esfuerzo que el país ha realizado por la paz y la reconciliación, que requiere nuevos aportes y nuevos horizontes, pero sobre todo el ánimo y compromiso de todos para que finalmente la paz sea una realidad “.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.