Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Daniel Palacios, ministro del Interior
Prensa Ministerio del Interior

La aprobación del proyecto de seguridad ciudadana en el Congreso continúa generando polémica en diferentes sectores políticos del país, que insisten en que la iniciativa es peligrosa porque generará más violencia por cuenta de la ampliación del concepto de legítima defensa.

Según advierten, dicha norma autoriza a que los ciudadanos puedan tener armas para utilizarlas de manera indiscriminada contra la población, reviviendo las antiguas 'Convivir'.

Sin embargo, el Gobierno negó estas versiones y advirtió que no son ciertas las afirmaciones sobre que la Ley de Seguridad Ciudadana fomentará el denominado paramilitarismo urbano.

Consulte aquí: Con cambios a la legítima defensa, ley de seguridad ciudadana fue aprobada en último debate

El ministro del Interior, Daniel Palacios, dijo que "algunos miembros de la oposición han querido decir que (la legítima defensa) es un tipo de paramilitarismo, o una autorización para que cualquiera pueda disparar en la calle, nada puede ser más lejos de la verdad”.

“Logramos hacer unas afinaciones y como ha quedado es que hoy se entiende como legítima defensa privilegiada cuando la persona se defienda en su habitación, en su residencia o en su vehículo, frente a una intromisión violenta a su hogar”, indicó.

Adicionalmente, el ministro Palacios negó que este proyecto de ley vaya a afectar el derecho a la protesta.

“Han dicho que se está limitando la protesta social, pero es absolutamente falso porque no hay ni una sola mención de la protesta pacífica en todo el proyecto, porque la protesta pacífica y social está garantizada por nuestra Constitución”, señaló. 

En contexto: Qué dirá está sabandija cuando esté en Estados Unidos: Duque a 'Otoniel' por decir que se entregó

Cuestionó duramente a la oposición que se salió del recinto y no respaldó el aumento de las sanciones, para quienes en el marco de la protesta incurran en hechos de violencia contra otros ciudadanos o contra las instituciones del Estado.

“Si algunos no les gusta que agravemos la pena a quien incendie un CAI, es entendible, pero no lo comparto y no lo compartió la plenaria gracias a Dios. Si algunos no están de acuerdo con que se agrave la pena a quienes quemen un Palacio de Justicia, es entendible, no lo comparto y gracias a Dios no lo compartió esta plenaria, porque el pueblo colombiano no comparte esa posición”, sostuvo.

La Ley de Seguridad Ciudadana deberá ser sancionada por el presidente de la República, una vez la misma sea aprobada en su etapa de conciliación en las plenarias de Senado y Cámara.

 

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.