El aspirante a la Presidencia aseguró que "la Farc no van a gobernar conmigo si gano las elecciones".

Candidato presidencial, Gustavo Petro
El candidato presidencial, Gustavo Petro, cerró la campaña de su lista al Congreso.
Foto: Colprensa

El precandidato presidencial Gustavo Petro dijo que hay “sectores oscuros del país” que quieren vincularlo con las Farc electoralmente. “Las Farc y Petro no son lo mismo”.

En diálogo con Voces RCN, desde Washington, Petro aseguró que “ni soy de las Farc ni las Farc van a gobernar conmigo si yo gano las elecciones” y agregó que  “eso lo desean fervientemente sectores oscuros de país”.

Petro sostuvo que “lo primero que tiene que gestar el próximo presidente es que las Farc no vuelvan a la guerra” y habló de la necesidad de que sectores de la guerra y funcionarios “vayan a la JEP”.

“Hay la intención que eso no ocurra (acudir a la JEP), esa verdad tiene que florecer de lo que fue esta violencia vivida en los últimos años y en las últimas décadas (…) resulte lo que resulte, no como criterio de venganza, sino como acuerdo de verdad para iniciar una era de paz”, dijo el precandidato.

Sobre el expresidente Álvaro Uribe, aseguró que a él no le interesa que “este tipo de personas como alias ‘La Gata’ o Ramiro Suarez Corzo se pudran en la cárcel”.

 “A mí me interesa la verdad” y propuso “un pacto por la verdad”. “Yo creo que debe existir la verdad y que el punto de partida después que esta violencia termine”.

Agregó que “mi interés no es llevarlo a la cárcel ni a él ni a sus amigos. Me interesa es la verdad”.

El precandidato presidencial Gustavo Petro también denunció que la Fiscalía habría tenido interceptado su teléfono “desde hace año y medio” por orden del exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, “tratando de construir un proceso judicial”.

“Gustavo Moreno es el nombre del personaje (…) aún hoy, estarían oyendo en la Fiscalía”, aseguró Petro.

Sobre las investigaciones de este organismo aseguró que “me preocupa más que la voz del presidente, el papel de la Fiscalía”.

Dijo que hay “una obsesión por reducir la gravedad de los hechos” e insistió que se trató de un atentado en su contra.  “A eso le quieren quitar el nombre de atentado a base de decir que esos no fueron disparos. Si eso hubiera pegado contra mí me mata”.

Petro dijo que la camioneta que fue impactada por el objeto, “la dejó al CTI de Cúcuta, lo cual es falta de trasparencia, porque las instituciones están siendo manipuladas por quienes están mandado en la ciudad”.

Sobre las declaraciones del presidente Santos, sobre una victimización de él por su visita a Washington,  aseveró que “no debió pronunciarlo (…) no pude hacer la manifestación de Cúcuta porque la disolvieron violentamente”.

“Si la piedra, o lo que sea rompió el vidrio, lo lanzaron sobre Marte y cayó por coincidencia, pues tendremos que decir que es un espectáculo”, manifestó.

Defendió su visita a Washington al asegurar que le pidió al secretario de la OEA, Luis Almagro, “elevar el estatus de la Misión de Observación Electoral”.

Explicó que elevar el estatus especial es para “que tengan más recursos, con más capacidad para mirar el software de la Registraduría, de tal manera que pueda existir mayor capacidad de auditaje. Le expresé (a Luis Almagro) la preocupación por la violencia que empieza en las redes, como una especie de burbuja más agresiva y que termina en hechos como el de Cúcuta”.
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido