Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

ESMAD - MANIFESTANTES
Pese a lo anunciado por el Comité del Paro los manifestantes aseguran que continuarán con las protestas.
Colprensa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó este miércoles a Colombia separar a la Policía y el ESMAD del Ministerio de Defensa para garantizar la preservación de la seguridad con un enfoque ciudadano y no militar, como parte de las 40 recomendaciones finales tras lo observado en su visita al país.

Tras la visita de una misión de la CIDH a Bogotá, Cali, Popayán, Buga y Tuluá, que finalizó el 10 de junio, la Comisión dijo haber constatado gracias a testimonios, material visual y audiovisual, y sus reuniones con entidades del Estado y sectores de la sociedad civil que, "de manera reiterada en diversas regiones del país, la respuesta del Estado se caracterizó por el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza y que en muchos casos la actuación incluyó la fuerza letal"

En contexto: Informe CIDH sobre Colombia: Polarización, estigmatización y uso excesivo de la fuerza

El Gobierno colombiano contestó a esa observación en concreto de la Comisión y descartó sacar a la Policía de la estructura del Ministerio de Defensa. 

"Este no es un tema de capricho en Colombia", alegó el presidente Iván Duque, y explicó que la Policía responde a las órdenes del Ministerio de Defensa desde el segundo Gobierno de Alberto Lleras Camargo (1958-1962), porque antes, cuando dependía del Ministerio de Gobierno, "se politizó y esa politización llevó a grandes brotes de violencia". 

Sin embargo, tanto en el informe como en la rueda de prensa dada por la CIDH, se confirmó el Gobierno del presidente Iván Duque informó a la Comisión "sobre la reforma institucional para reforzar la naturaleza civil del cuerpo policial". 

Antonia Urrejola, presidenta de la Comisión, dijo que "para la Comisión, más allá de las formas estructurales, lo más importante es que la Policía cumpla con los protocolos y estándares interamericanos en materia de protección de derechos humanos relación con la protestas, y que se evite una visión militar respecto del rol que tienen la policía en relación con el orden público y la seguridad ciudadana, y sobre todo con la protesta social", aunque sí considera que debe haber separación. 

Según la CIDH, el 30 de junio el Estado colombiano le dio detalles sobre esa reforma. Esta incluye propuestas como "crear el Viceministerio de Polı́ticas de Defensa y Seguridad Ciudadana, el cual trabajará con las autoridades polı́tico administrativas, articulando los fines y mecanismos que permitan consolidar de manera efectiva la polı́tica pública en materia de seguridad ciudadana". 

En segundo lugar, la reforma busca "denominar el Ministerio de Defensa Nacional como Ministerio de Defensa Nacional y Seguridad Ciudadana". También "expedir un decreto para modernizar la estructura orgánica de la Policı́a Nacional con el enfoque de fortalecer la política de Derechos Humanos y los estándares para la prestación del servicio".

Entre otras cosas, "presentar al Congreso de la República el Proyecto de Ley para crear el Estatuto Disciplinario Policial, el cual se armonizará con los pronunciamientos en materia de Derechos Humanos del Sistema Interamericano, de la ONU y de la Corte Constitucional, priorizando la investigación disciplinaria en casos relacionados con violaciones a los Derechos Humanos, sin perjuicio del poder preferente de la Procuradurı́a General de la Nación y de las conductas que deben ser investigadas penalmente". 

Sobre ese mismo tema, ya la ONG Human Rights Watch (HRW) había señalado -en su último informe del 9 de junio sobre la violencia policial en las protestas- que Colombia es de los pocos países donde su policía sigue haciendo parte del ministerio de Defensa. 

Le puede interesar: "Presidente Duque no ha estado a la altura en violaciones de DDHH": José Miguel Vivanco

Ese informe de HRW dice que "Colombia necesita una Policía de carácter civil que esté entrenada para responder a las manifestaciones de una manera respetuosa de los derechos humanos, y cuyos miembros rindan cuentas por los abusos cometidos (...) Establecer una separación clara entre la Policía y las Fuerzas Armadas es un primer paso clave para ello", dijo HRW. 

La CIDH anunció en su informe que instalará un mecanismo especial de seguimiento a los derechos humanos en Colombia que además seguirá monitoreando las protestas, en las que se evidenciaron múltiples casos de violencia sexual, étnico-racial y basada en género, ataques contra periodistas y misiones médicas, desapariciones y tratos crueles.

Fuente

Sistema Integrado de Información con EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.