Cargando contenido

El próximo año se elegirá al reemplazo de Enrique Peñalosa.

Alcaldía de Bogotá
Alcaldía de Bogotá
Fotografía oficial vía Alcaldía de Bogotá

En 2019 habrá una nueva carrera electoral, y se elegirá al Alcalde de Bogotá, el segundo cargo de elección popular más importante del país, y por ello uno de los más apetecidos en el escenario político nacional.

Las votaciones se llevarán a cabo el 27 de octubre del próximo año y los diferentes sectores empiezan a acomodar sus fichas y de a poco muestran sus intenciones. Tal es el caso del exsenador Antonio Navarro Wolff, que el pasado mes de diciembre anunció con un trino que no se presentaba en la lista al Congreso de la Alianza Verde con el fin de aspirar a la Alcaldía de Bogotá.

Su deseo de ocupar el Palacio de Lievano va en serio, y la semana pasada publicó los que serían sus compromisos de ser elegido. Si bien se trata de un reto nuevo, no es un escenario desconocido para él, ya que se desempeñó unos meses como secretario de Gobierno de Gustavo Petro, además de haber sido alcalde de Pasto y Gobernador de Nariño.

Pero Navarro no estaría solo en la lucha por el aval de los verdes. Otro de los nombres que suenan es el de Claudia López, que tampoco se lanzó al senado por aspirar a la Vicepresidencia de la campaña de Sergio Fajardo. Luego de no obtener los resultados esperados, tendría vía libre para buscar la Alcaldía de la capital, donde tiene la mayor parte de su caudal electoral.

También se habla de la intención de Miguel Uribe Turbay, actual secretario de Gobierno, de presentarse a las elecciones, luego de destacarse como una de las principales piezas al interior de la administración de Enrique Peñalosa, Sin embargo, de ser ciertas su aspiración, deberá renunciar a su cargo pronto para no ser objeto de inhabilidades al ocupar actualmente un cargo público.

Otro que debería renunciar para recibir el aval de su partido es el concejal Diego Molano, del Centro Democrático. Se trata de una de las piezas más importantes de la colectividad en la corporación, y también uno de los que mejor manejo de redes sociales tiene, lo que le ha permitido darse a conocer en la ciudadanía.

Es posible que Molano cuente con competencia en el sector uribista, pero por ahora el único que había sonado, Francisco Santos, parece descartado ahora que suena como embajador en Washington.

Al Concejo también debería renunciar Hollman Morris, quien actualmente es la única ficha del petrismo en la corporación. Este sector buscaría capitalizar los buenos resultados de la Colombia Humana en Bogotá el pasado 17 de junio.

El exsenador Carlos Fernando Galán y el exministro TIC David Luna también estarían analizando sus posibilidades. Ambos ya fueron candidatos en el 2011, pero Petro los derrotó. Sin embargo, en ese entonces eran figuras jóvenes aunque prometedoras en la política nacional.

Galán renuncio hace unos meses a Cambio Radical, no aspiró a una nueva elección en el Congreso y se habla de la posibilidad de que reviva, junto con su hermano Juan Manuel, el Nuevo Liberalismo, partido creado por su padre, Luis Carlos Galán. El primer gran paso de este movimiento en su renacer sería la Alcaldía de Bogotá.

Por su parte, Luna adquirió fuerza por su paso por el Ministerio de las TIC, al que renunció a principios de este año para apoyar la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras. Se espera que sea la apuesta del ex vicepresidente para ocupar este cargo.

Se rumorea que Vargas Lleras intente terminar su carrera política en el Palacio Lievano. Todo esto por las críticas que realizó a Enrique Peñalosa, a quien apoyó en el 2015. Sin embargo, por el momento no ha manifestado de manera directa su intención de alcanzar la Alcaldía.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido