Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Guillermo Alfonso Jaramillo, Ministro de Salud.
Guillermo Alfonso Jaramillo, Ministro de Salud.
Fotos Camila Díaz Sistema Integrado Digital RCN Radio

Cómo un provacunas se definió el ministro de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, tras la polémica generada por sus declaraciones durante un debate de la Comisión Primera del Senado de la República, donde aseguró que las vacunas anticovid ingresaron al país sin permiso, y que con ellas se hizo el “mayor experimento” contra los colombianos para combatir la enfermedad de la covid-19.

El funcionario, al terminar el debate de la reforma a la salud, hizo una férrea defensa de su trabajo por incentivar la vacunación en el país, no solo en este Gobierno, sino que también cuando era secretario de Salud de Bogotá.

Yo soy provacunas, el 10 de junio estuve en un puesto de salud donde nosotros le dimos recursos para reconstruirlo en Belén Boyacá, y ahí la vacunadora me aplicó la vacuna contra la influenza y tengo hasta el carné”, sostuvo.

Jaramillo fue enfático en señalar que las técnicas para la aprobación de las vacunas con las nuevas tecnologías han cambiado.

Más noticias: Exministros de Salud alertan vicios de forma y fondo en reforma a la salud: Petro responde

“Lo que yo digo es que hay una nueva técnica, la utilizamos muy rápidamente y hay que comenzar en seguir investigando para mirar qué está técnica no tenga un problema mayor más adelante”, manifestó.

El ministro fue enfático en asegurar que las vacunas salvan vidas. “Hay que recordar que este país en los 500 años de historia desde que llegó Colón resulta que nos moríamos por viruela y los reyes de España mandaron un buque que venían y que habían tenido la viruela y fueron ellos los que nos trajeron los anticuerpos (…) yo tengo una marca cuando me vacunaron contra la viruela y con esta estrategia se logró que no se tenga viruela en Colombia”, expresó.

Lea además: Reforma a la salud: Por falta de quórum se suspende el debate en la Cámara

Dijo que no se puede olvidar que el virus ha sido sometido a un proceso para que no produzca la enfermedad.

“Ese es el método de vacuna que hemos tenido durante muchos años, digo yo siglos, pero hoy tenemos una revolución en la tecnología, y estamos experimentando masivamente hoy, una vacuna normalmente se toma hasta 10 y 15 años  para comenzar a usarse en un volumen significante, aquí nos tocó por la emergencia utilizar un mecanismo que acortaron los tiempos y la redujeron a menos de un año por lo que se hicieron las pruebas rápidamente, pero hoy por su puesto estamos hasta hora y vamos a tener que seguir midiendo cuáles son los efectos de esta nueva tecnología”, puntualizó.
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.