Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

fjbernal
Consumo de droga
El presidente Iván Duque aseguró que hay muchas quejas por microtráfico y jíbaros.
Foto: AFP

Un gran debate ha generado el anuncio del presidente de la República, Iván Duque sobre un decreto que busca otorgarle facultades a la Policía Nacional para que pueda decomisar cualquier cantidad de droga, sin tener en cuenta la dosis mínima.

El jefe de Estado aseguró en días pasados que hay muchas quejas por microtráfico, por jíbaros, robos a establecimientos de comercio, que motivaron a adoptar esta decisión.

“Esa fue una de las promesas que le hice a los colombianos en la campaña que quiero aclarar, porque no se va a criminalizar al consumidor y al adicto”, dijo Duque.

Al respecto, uno de los puntos más álgidos pasa a ser un posible prohibicionismo extremo por parte del Estado frente al tratamiento que da a los consumidores, quienes son considerados enfermos y han pasado a ser un problema de salud pública para el país.

A propósito, algunas colectividades se declararon en contra de la iniciativa y advirtieron que el mandatario está criminalizando a los adictos.

Entre tanto, el representante Juan Carlos Wills, autor del proyecto, afirmó que “esta decisión ayuda a combatir el microtráfico que está afectando a tantas personas en todo el país, sobre todo en la capital, en donde estamos invadidos por el consumo en parques y lugares públicos. Esto ayudará también a bajar los índices de inseguridad”.

En diálogo con RCN Radio, Daniel Palacios, concejal del Centro Democrático, y quien asesoró en la redacción de dicho decreto, afirmó que no se está penalizando la dosis mínima ni el consumo de droga. Aseguró que se están es reglamentando los procedimientos para poder confiscar la droga.

El cabildante aclaró que dicho decreto es una norma de convivencia, reglamentación del Código de Policía, y "no es una penalización de la dosis mínima". Palacios dijo que a diferencia del Código de Policía que impone multas, en este caso se haría la confiscación de la droga. 

"La persona puede seguir teniendo su dosis mínima, puede fumarla, pero no puede en espacios públicos porque ahí hay una norma de convivencia que es la que se va a hacer cumplir a través de este decreto que le da unas luces claras a la Policía de cómo hacer ese procedimiento para confiscar la droga", indicó el concejal de Bogotá. 

Así mismo, recalcó que Colombia pasó de ser un país productor y exportador de droga, a consumidor, lo que según él hoy se refleja en un "negocio" que representa el 0.75% del PIB.

"Aquí lo que le estamos diciendo es muy sencillo. Si es en un espacio público en donde la persona tiene esa cantidad de droga, pues se le puede decomisar y se le puede decir que no puede consumir la droga; eso es todo lo que se le está diciendo, pero no hay una prohibición, ni hay una penalización en el sentido de que se le va a judicializar a una persona porque porte la droga o esté consumiendo", agregó Palacios, quien pidió diferenciar entre normas de convivencia y penales.

Por último, Palacios señaló que una cosa es la prohibición, la legalización y la reglamentación en materia de convivencia ciudadana "de en dónde puedo hacer algo y en donde no". 

Frente a este debate, Sylvie Duchamp, consultora de comunicaciones, dijo que, aunque está de acuerdo con que el microtráfico generó un problema grave de inseguridad y convivencia que es un riesgo para la infancia y adolescencia, en muchas partes del mundo no han servido esos límites radicales establecidos por el Estado. 

“Es claro el fracaso del prohibicionismo extremo. Las cifras son aplastantes en Estados Unidos donde hay una política de tolerancia cero y es mayor el consumo de drogas. Aunque el mundo se está volcando hacia unas políticas más liberales no para favorecer el consumo sino para controlar el mercado, hoy en día creo que en Colombia estamos retrocediendo en ese sentido”, aseguró.  

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.