Cargando contenido

Según el libro 'La última batalla de Blas de Lezo', los restos se encuentran en la Iglesia Santo Domingo.

El académico Francisco Muñoz consideró como necesario que el Ministerio de Cultura adelante las gestiones para verificar la información que revelaron dos historiadoras españolas, las cuales han manifestado que los restos de Blas de Lezo reposan en Cartagena.

El miembro de la Academia de Historia de la capital de Bolívar indicó que es pertinente que las autoras del libro 'La última batalla de Blas de Lezo' suministren la carta escrita en 1773 por Blas Fernando de Lezo, hijo del almirante español.  Según las historiadoras, en la carta se señala que  los restos reposan dentro de un arco de mármol que se encuentra en el Convento de Santo Domingo.

Así mismo manifestó que una vez revisado el contenido de ese documento, el Ministerio de Cultura debe "organizar las diligencias necesarias para pasar usar los escáneres que hay hoy en día, sobre la zona donde está el altar y de esta forma establecer qué hay debajo de estas baldosas y si efectivamente encontramos un cuerpo cuyas características obedezcan a Don Blas".

Muñoz se mostró "gratamente sorprendido" ante la revelación que hacen las autoras del libro 'La última batalla de Blas de Lezo' y que ha sido difundido por diversos medios del país ibérico.

Calificó esta información como de suma importancia y más porque permitirá develar uno de los misterios que existen en torno al almirante español, considerado como uno de los principales defensores de la ciudad.

Sin embargo, el historiador hace algunas precisiones sobre los datos que son revelados, pues él considera que el arco de mármol donde se sugieren están los restos de Blas de Lezo, correspondería más bien al "arco toral de la iglesia" y que está antes de llegar al altar mayor del templo. 

"Hay que hacer precisión, porque se estarían refiriendo es al arco toral de la iglesia, desconozco, pero me imagino que es de mármol el arco, porque en el convento no recuerdo haber visto jamás un arco de mármol que pudiera ser una confusión entre la iglesia y el convento", apuntó. 

En Cartagena se había convertido en un misterio el lugar donde reposaban los restos de Blas de Lezo, debido a que no se conocía un documento que reseñara una ubicación específica. 

Se presumía que estaban enterrados en la capilla de la Veracruz, la cual estaba anexa a la iglesia de San Francisco (antiguo teatro Colón), sin embargo, esa información nunca se pudo verificar y fue descartada por las autoridades locales y nacionales.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido