Cargando contenido

Obligaría a las empresas a adquirir un nuevo seguro para responder a los clientes en caso de declararse en insolvencia.

Estos incumplimientos se dieron en tres departamentos.
Imagen de referencia

En el Congreso de la República fue presentado un proyecto de ley que obligaría a las constructoras a adquirir un nuevo seguro para que, en caso de no llevar a buen puerto la edificación, puedan responderles a sus compradores.

La iniciativa es del partido Cambio Radical, y busca blindar a los consumidores inmobiliarios que en muchas oportunidades invierten en los proyectos, pero después resultan afectados porque la constructora se declaró en insolvencia.

Lea también: Presos podrían rebajar su pena si toman cursos de crecimiento personal y espiritual

El representante Oswaldo Arcos dijo que “esta ley busca que una vez los proyectos hayan terminado y sean entregados técnicamente bien y las constructoras se están declarando en insolvencia, tengan una póliza de seguro y poder resarcir el patrimonio de los que invirtieron en el proyecto”.  

“Un ejemplo es del edificio más grande de Colombia, como es el hotel Bacatá, un proyecto que no tiene problemas técnicos, ni en la construcción, pero el constructor se declaró en insolvencia y hoy tenemos cerca de 4000 afectados y no hay una ley o un marco jurídico que los proteja y resarza el patrimonio que ellos invirtieron”, añadió.

Dijo además que lo mismo ocurrió con el edificio Space, y pese a que se creó una nueva ley, hoy en día muchos propietarios de las viviendas no han visto una solución a su problema.

Consulte además: Mindefensa: es importante conocer visión de militares ante la Comisión de la Verdad

“Algunos de ellos no han podido ver una solución, porque el problema no es técnico, es financiero”, manifestó.

El congresista explicó que en la actualidad las fiduciarias lo que hacen es retener el dinero de los compradores hasta tanto se cumpla el punto de equilibrio, una vez eso suceda, las mismas deben entregar los recursos a las constructoras para que avancen con el proyecto.

Cuando esto ocurre, quedamos a merced de los constructores que deciden si terminan o no terminan la obra. En el Bacatá ocurrió eso, toda la plata la recogió la fiducia, pero la fiducia se la entregó a los constructores españoles y quedamos a la suerte de ellos”, indicó.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido