Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Álvaro Uribe
Álvaro Uribe Vélez, líder del partido Centro Democrático.
Colprensa

El proceso penal contra el expresidente y senador Álvaro Uribe y el representante Álvaro Hernán Prada, por presunta manipulación de testigos, se encuentra en su etapa inicial; con la decisión que se tomó el lunes y que dejó al exmandatario, en casa por cárcel, la Corte Suprema de Justicia culminó la primera fase. 

El proceso por los delitos de soborno y fraude procesal continúa en etapa de instrucción, en el que la Corte seguirá recolectando evidencia y los abogados podrán seguir aportando pruebas para determinar si hay o no responsabilidad, al parecer, por 120 días, termino en el cual se calificará el caso. 

Consulte aquí: Uribismo propone constituyente para crear una corte única

Según explicó el exdirector del Sistema Penal Acusatorio de la Fiscalía, Camilo Burbano, para esa calificación, la Corte tiene dos opciones: por un lado, acusar a los investigados o llamarlos a juicio, “evento en el cual se tendría que iniciar el juicio en la sala de primera instancia”. 

En segundo lugar, la Corte, en sala de Instrucción, puede precluir la investigación. Esa sería la segunda fase del proceso. 

Si la Corte decide llamar a juicio, el proceso entraría a una tercera etapa. “En la etapa de juicio se ponen todas las pruebas a consideración del juez para que la Sala de Primera Instancia decida”. 

La Sala de primera instancia también tiene dos opciones: absolver o condenar. Burbano dijo que la decisión que se tome en esa etapa, “tiene recurso de apelación que la conoce la Corte Suprema de Justicia en segunda instancia, en la Sala de Casación Penal”. 

Le puede interesar: Uribismo se retiró de la plenaria de Cámara en protesta por decisión de la Corte

Para que el proceso llegue a juicio faltarían alrededor de 120 días y, en ese tiempo, la defensa del expresidente tiene tres caminos, según Burbano.

El primero es presentar un recurso de apelación o impugnación ante la misma Sala que ordenó la casa por cárcel; el segundo es pedir la revocatoria de la medida de aseguramiento, ante la misma Sala, “con una prueba extra o nueva que tumbe la necesidad de la medida”

El tercer camino que tendría la defensa es “pedir un control de legalidad frente a la Sala de primera instancia” o sala de juzgamiento. Ese control de legalidad consiste en que un juez superior revisa la decisión tomada por los cinco magistrados. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.