Se presentó un rifirrafe entre Minhacienda y Registraduría con dos versiones sobre lo sucedido ¿quién tiene la razón?

Tarjeta Electoral para elecciones al Congreso
Foto: RCN Radio - Inaldo Pérez

Los ojos del mundo se volcaron a las elecciones del 11 de marzo que se celebraron en Colombia no precisamente por los resultados, sino porque fue curioso que los colombianos terminaran votando en fotocopias de los tarjetones para las consultas interpartidistas.

La decisión la tomó la Registraduría ante la falta de tarjetones en varios puntos de votación que llevó a molestias en los votantes, quienes se quejaban porque no podían ejercer por completo su derecho al voto. Sin embargo, desde diferentes sectores criticaron al registrador Juan Carlos Galindo por no tener un plan de contingencia, de hecho muchos pidieron hasta su renuncia.

No obstante, el registrador se defendió y aseguró que el Ministerio de Hacienda no le aprobó los recursos necesarios para las consultas interpartidistas. Pero, esta versión difiere de la que entregó el ministro Mauricio Cárdenas, quien aseguró que la culpa fue del registrador porque consideró que 30 millones de tarjetones eran suficientes.

¿Quién tiene la razón? 

De acuerdo con una carta que envió la Registraduría al Ministerio de Hacienda se puede ver que el organismo le solicitó el levantamiento previo del rubro por 32.052 millones de pesos para llevar a cabo ambas consultas interpartidistas en las elecciones de Congreso.

En la misiva, la Registraduría hace un comparativo con la consulta interpartidista de Alianza verde - que se realizó en 2014 - en la que se imprimieron un 40% de las tarjetas electorales para Congreso, por lo que consideró que al ser dos consultas debían imprimirse el 50% del censo electoral para cada consulta.

Sin embargo, la respuesta desde la Dirección de Presupuesto Público Nacional fue autorizar "26.450 mil millones", como consta en el documento que llegó a la Registraduría.

En diálogo con RCN Radio, el ministro Mauricio Cárdenas aseguró que la falta de tarjetones no se debió a la falta de presupuesto sino a un error en la distribución de estos en los puntos de votación.

"La Registraduría informó oficialmente en su requerimiento al Ministerio de Hacienda  que 30 millones de tarjetones eran suficientes, que con eso se satisfacían las necesidades, ellos hicieron ese cálculo", afirmó Cárdenas. 

Insistió en que la decisión sobre el número de tarjetones  requeridos para la realización de las consultas era autonomía de la Registraduría y aseguró que había presupuesto suficiente para atender un requerimiento mayor. Pero y entonces por qué se aprobó menos de lo solicitado por el organismo.

A su vez, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, afirmó que la falta de tarjetones para consulta interpartidista no fue responsabilidad del Gobierno porque se usaron menos tarjetones de los que se imprimieron. 

"Que no haya habido tarjetones, reitero, no es responsabilidad del Gobierno. Se imprimieron 30 millones y se usaron un poco más de 6 millones. Tal vez hubo una distribución inadecuada desafortunadamente", indicó. 

Y finalmente destacó que estas fueron las elecciones más pacíficas y con mayor votación en toda la historia de Colombia.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido