Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Dron para aspersión de cultivos ilícitos
Fumi Drone S.A.S

Durante el primer foro de precandidatos a la Presidencia de la República que fue organizado por la universidad de Los Andes, los dirigentes entregaron detalles de la política antidrogas que implementarían en caso de llegar al poder en el 2022.

Uno de los componentes de la discusión fue la lucha contra los cultivos ilícitos. Los aspirantes que estuvieron presentes dividieron opiniones en torno a si debe o no regresar la aspersión con glifosato, para combatir este fenómeno.

Lea también: Uribismo anuncia reunión clave con todos sus precandidatos presidenciales

Alejandro Gaviria afirmó que la solución no es el retorno de la fumigación aérea. “Hay que tener inteligencia para el desmonte de organizaciones criminales, allí es donde debe estar el énfasis, no metiendo campesinos a la cárcel o atacando el eslabón más débil de la cadena. Las fumigaciones de glifosato no funcionan, definitivamente no, porque va contra la salud pública, el medio ambiente y es ineficaz como ya se ha dicho”, dijo.

Contrario a este planteamiento, el precandidato uribista Rafael Nieto consideró que la erradicación manual está trayendo peores consecuencias para los ciudadanos y por eso se mostró de acuerdo con el regreso de la aspersión.

“Eso no significa que no recuperemos la aspersión aérea con glifosato. La verdad es que hay más de 128 muertos entre 2009 a 2018 y más de 160 personas gravemente heridas en la erradicación manual, ahí sí hay unos costos reales en vida y en salud. La erradicación con aspersión con glifosato es fundamental”, indicó.

El senador Gustavo Petro indicó que antes que el glifosato, lo mejor es una política de sustitución y entrega de tierras a los campesinos. “Ni por el chiras, una fumigación de una hectárea con glifosato vale más o menos 350 millones de pesos hoy, con eso se pueden comprar las mejores tierras del país para esos mismos campesinos y se soluciona el problema”, sostuvo.

El exministro Juan Carlos Echeverry considera que no se puede renunciar a la posibilidad de utilizar el glifosato cuando se necesite.

“Yo creo que el glifosato no debe ser el núcleo de una política de drogas, pero se le debe mantener como una herramienta potencial de disuasión, es bueno tener la herramienta como tener Ejército, pero no quiere decir que uno use el Ejército, es una opción de última alternativa”, añadió.

Roy Barreras y Paloma Valencia también dividieron opiniones en torno a este tema. “El glifosato es un fracaso, es un veneno y hace parte de la fracasada guerra contra las drogas; no al glifosato”, dijo Barreras.

“Yo creo que hay circunstancias en donde sí tenemos que usarlo y depende del tipo de territorio, de población y ecosistema, pero claro que no podemos renunciar a herramientas que pueden ser eficaces”, manifestó Paloma Valencia.

Consulte aquí: ONG reportan que durante gobierno Duque se cometieron 71 masacres con más de 250 víctimas

Camilo Romero, Juan Manuel Galán y Juan Fernando Cristo, consideraron que regresar a la fumigación con glifosato sería un error gravísimo. “Definitivamente no, es una barbaridad en salud, en medio ambiente y totalmente ineficaz”, indicaron.

Durante este foro, algunos de los precandidatos presidenciales consideraron que se debe abrir el debate sobre la legalización de las drogas, como una forma de combatir este flagelo que ha cobrado la vida de millones de colombianos.

Sin embargo, otros indicaron que ese camino sería equivocado porque afectaría la salud de las personas y porque en términos económicos no sería rentable, teniendo en cuenta las políticas prohibicionistas que aún existen en el mundo. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.