Cargando contenido

La votación se había enredado luego de que miembros de bancadas independientes solicitaran no votar.

Guillermo Botero, ministro de Defensa.
Guillermo Botero, ministro de Defensa.
Colprensa

Aunque la mesa directiva puso a consideración de la plenaria del Senado la moción de censura en contra del exministro de Defensa Guillermo Botero, los votos no fueron suficientes y la iniciativa tuvo que aplazarse. 

Durante la sesión, se presentó una fuerte discusión por la posición que a última hora expresaron algunos miembros de las bancadas independientes, que solicitaron no votar esta moción en contra de Botero.

El argumento de congresistas de Cambio Radical, del partido de la U y del liberalismo, es que la renuncia del hoy exministro significó una victoria contundente de parte del Congreso de la República y no era necesario opacarla tratando de enterrar al exfuncionario

El secretario general, Gregorio Eljach, informó que la votación quedó: 49 por el sí 4 por el No, lo que quiere decir que no se logró la mayoría de 55 votos para que la moción pudiera prosperar.

Lea también: ¿Hubo “arreglo” para que se caiga moción de censura contra Botero?

El presidente del Senado, Lidio García, informó además que la moción de censura ya no podrá votarse en una sesión posterior porque los 10 días de plazo que se tienen para adelantar este proceso, se cumplen este viernes y la próxima sesión será hasta el lunes 18 de noviembre. 

“Estamos convocando para el día lunes a las 4 de la tarde, así que aquí no hubo decisión alguna, pero la moción era para el día de hoy, pero no hubo decisión y no había quórum para ello y la moción no se puede volver a someter después de los 10 días”, indicó.

Sin embargo, el senador Roy Barreras insiste en que debe repetirse la votación tal y como lo manda la ley cuando no se logran los votos necesarios para tomar una decisión.

La votación está abierta y no hubo decisión, hay que tomar una decisión y yo espero que el lunes se someta a votación y que el país vea qué senadores prefieren el filibusterismo a cumplir y honrar la memoria de esos niños”, señaló.

El Gobierno nacional celebró que no se hayan consolidado las mayorías para censurar al exministro Guillermo Botero.

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, dijo que “como se dijo, aquí se trababa de no ensañarse en un debate que ya se había hecho y no se dio la censura que es lo más importante. Aquí nadie tumbó al ministro, el ministro tomó la decisión de renunciar”.

 

La polémica

Los partidos independientes como el partido Liberal, el partido de la U y Cambio Radical habían anunciado, minutos previos a la votación, no estar de acuerdo con poner a consideración la moción de censura.

Los voceros de las colectividades leyeron una proclama en la que señalaron que el funcionario ya cayó y no se justifica castigar a una persona que ya no está en el Gobierno.

El senador Roy Barreras había dicho que “nosotros consideramos que ya hay un hecho político, que el Ministro ya cayó, que el Congreso ya ejerció el control político que se trata es que haya un cambio en la política pública y no solamente el cambio de un Ministro, esa es nuestra posición”.

“La moción de censura es un hecho político para destituir un Ministro, para que salga del cargo, la decisión mayoritaria de las bancadas ya produjeron ese efecto”, añadió Barreras.

El senador Rodrigo Lara manifestó que no se justifica ensañarse con un exministro, luego de la clara victoria que tuvo el Congreso logrando la renuncia de Botero.

“Aquí hubo una gran victoria política, este señor renunció, no hay nada más humillante que un ministro salga de esta manera en el Congreso de la República. Esa victoria ya se materializó y yo pienso que uno no debe ensañarse, hay que tener cierta magnanimidad, cierta altura, a este señor no lo estamos sacando por corrupto”, manifestó.

Los legisladores anunciaron además que promoverán dos iniciativas encaminadas a modificar por completo la figura de la moción de censura. La primera buscará prohibir la renuncia de los ministros o funcionarios que tengan que someterse a esta herramienta de control político y la segunda planteará acortar los plazos para la votación de la moción.

Consulte aquí: Virgilio Almanza fue elegido nuevo magistrado del Consejo Nacional Electoral

Esta posición, expresada por el senador Barreras y otros parlamentarios, generó una enorme polémica en la plenaria y dilató la votación de la censura, ya que algunos interpretaron que había un cambio de postura de las bancadas independientes.

El senador Armando Benedetti arremetió contra ellos diciendo que “la autonomía de nosotros, de la que se habló tanto en los últimos días, se perdió esta madrugada u hoy muy temprano porque resulta que ahora no hay que votar la moción de censura por una cantidad de ideales y de excusas que parecen más ficticias y postizas”.

El senador liberal Luis Fernando Velasco desmintió a su compañero Guillermo García Realpe que compartía la posición de Barreras y advirtió que “nosotros censuramos una política y pedimos que se vote esa censura y la bancada del partido Liberal va a votar afirmativamente la censura”.

Sin embargo, y pese a todo este debate, el exministro Botero logró salvarse de ser censurado por el Congreso e incluso, el presidente de la República podría disponer de sus servicios para que ocupe otro cargo en el Gobierno.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido