Cargando contenido

El Congreso tiene menos de dos meses para aprobar en primera vuelta esta reforma constitucional

Plenaria Senado de la República
Recinto del Senado de la República.
Cortesía: Prensa Senado

La Comisión Primera del Senado avanzó en la discusión del proyecto de reforma a la Justicia presentado por el Gobierno, pero aún no se da inicio a la votación de la iniciativa.

Esto pone en peligro su aprobación, teniendo en cuenta que los tiempos son muy cortos para que pueda salir adelante. A esto se suman los reparos expresados por varios congresistas que advierten que el acto legislativo no le sirve al colombiano de a pie.  

El presidente de la Comisión Primera, Eduardo Enríquez Maya, advirtió que “esta no es una reforma a la Justicia, es una reforma a la estructura de la Justicia, es una reforma para las altas cortes, para los organismos de control. No se habla de las normas paras descongestionar la Justicia y acercar al ciudadano a este servicio y en esto hay profundos vacíos”.

El senador ponente, Armando Benedetti, dijo que la reforma está tambaleando porque quedan menos de dos meses para que sea aprobada en primera vuelta, es decir, en sus cuatro primeros debates.

Los tiempos para mí quedan demasiado apretados, aun aprobando la reforma el martes, la misma siempre estará en peligro de que se hunda por términos. Es una pena que la mesa directiva de la Comisión no haya tratado de votar hoy. A partir del martes tienen que pasar tres debates más, lo cual pone en una situación agónica a esta reforma y si se hunde, sería un fracaso para el Congreso”, dijo.

El senador Gustavo Petro coincide en que esta propuesta debe beneficiar a los ciudadanos y a no a unos poderes políticos específicos.  

Es enclenque, estamos tratando de mejorarla en el sentido de que la Rama Judicial tenga un propuesto constitucionalizado, que no tenga que arrodillarse al poder político, que ese presupuesto que crecería año tras año, se destine a que más jueces y operadores judiciales le lleguen al ciudadano del común, antes de pensar de si se salva algún senador o si hay peleas entre magistrados”, manifestó.

Sin embargo, la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, salió en defensa de la iniciativa pidiéndole a los congresistas no buscar excusas para hundir este proyecto.

Eso es una falacia para evitar la reforma. La reforma es un proceso, no es solo un acto legislativo, viene un paquete proyectos y vienen medidas administrativas y presupuestales. La Constitución solo toca temas fundamentales, la Constitución regula solamente la institucionalidad de la Rama Judicial”, explicó la funcionaria.

La próxima semana continuará la discusión del articulado de la reforma judicial y se espera que comience la votación en primer debate.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido