Cargando contenido

Se busca ubicar a casi 60 mil personas desaparecidas por el conflicto armado

Luz Marina Monzón
Movice

Este martes el presidente, Juan Manuel Santos, nombrará en su cargo a la directora de la Unidad  Búsqueda de Personas Desaparecidas, Luz Marina Monzón, tras varios meses de haber sido seleccionada por el comité de escogencia. 
 
Monzón estará a cargo de buscar a las casi 60 mil personas desaparecidas que ha dejado el conflicto en Colombia, según cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica.
 
Luz Marina Monzón es abogada y cuenta con una especialización en ciencias penales y criminológicas de la Universidad Externado, además una especialización en Derechos Humanos y una maestría en Derecho de la universidad Nacional.

Es una reconocida investigadora y ha trabajado en casos de relevancia nacional como el asesinato de Jaime Garzón, el asesinato de Jesús María del Valle y el exterminio de la Unión Patriótica. 
 
Previo a su posesión RCN Radio habló con ella para conocer cuáles serán los principales retos de esta unidad y conocer su perspectiva ante los diferentes casos que asumirá dicho organismo. 
 
¿Cuáles son los principales retos de la Unidad para el cumplimento de lo acordado entre gobierno y Farc? 
 
LM:
Los retos están ubicados en distintos niveles, uno de los más importantes realmente es poder encontrar a las personas que están desaparecidas y generar un recuentro con sus familias.

Un segundo reto es que los familiares de esas personas desaparecidas puedan tener participación en la búsqueda de sus seres queridos. También hay un reto importante que tiene que ver con lo político y en ello me refiero a la voluntad política de todo el conjunto del Estado, con las instituciones con las que la Unidad se relacionará para lograr el objetivo del Estado que es darles respuesta a las víctimas y familiares. 
 
Así mismo es fundamental contar con los recursos, las condiciones para que la Unidad pueda desarrollar su mandato de manera apropiada y oportuna; ese aspecto es vital porque es una de las deudas que tiene el Estado con las víctimas, siempre se han dado demoras en  estos casos. 
 
¿Al ser una entidad que estará concentrada en el Ministerio de Justicia, y no a nivel central, considera que tendrá la independencia necesaria? 
 
LM: Yo espero que sí por la forma en que se dispusieron las normas en el Acto Legislativo y en el decreto que crea la Unidad. Además, espero que la Corte Constitucional que revisa en este momento esa reglamentación refuerce ese mensaje sobre la autonomía y la independencia para que realmente la institución tenga herramientas, como dicen algunos, tenga los "dientes" para dar respuesta al mandato que tiene.   
 
¿Ya conoce los recursos que le serán asignados?
 
LM: No. Justamente la creación de la  Unidad en este momento  se dará de manera parcial, y se da de esta manera porque es necesario establecer de manera clara  cuál será la dimensión de la institución, de cuantas personas será, cómo garantizar la participación de los familiares, entre otros aspectos, por esto vamos a tener cinco meses para definir este y otros aspectos. Es importante que se garanticen los recursos, de los contrarío no se podrá avanzar.
 
¿La Unidad iniciará priorizando algunas víctimas?
 
LM:
No puedo hablar de priorizar, porque creo que frente al dolor y necesidad de las familias de encontrar a sus seres queridos no se podría hacer de esa manera. Lo que vamos a hacer es planificar en torno a la búsqueda en el carácter extrajudicial y humanitario. Los familiares van a participar en la búsqueda de los desaparecidos  y en este sentido la planificación de la Unidad será con base  en la información que se tenga de la participación de los familiares y la posibilidad de documentar suficientemente a quien estamos buscando para una vez encontradas las personas poderlas identificar. 
 
¿Qué va a pasar en el caso de Hidroituango?, teniendo en cuenta que hay una misión internacional que ha dicho que en la hidroeléctrica aún hay cuerpos de desaparecidos.
 
LM: Quiero decir que me parece muy grave lo que pasa con Hidroituango y me parece grave por la información que tengo de esa misión   internacional que estuvo en el país.

Yo creería que el Estado debería tomar medidas preventivas cautelares que impidan que haya un llenado en ese territorio, si es que las familias piensan que allí podrían estar los restos de esas personas. Debe haber análisis sobre el territorio y para  determinar  quienes están allí.  No podre como institución hacer mucho hasta que dentro de cinco meses quede completamente creada la Unidad. 
 
¿Podrá la Unidad intervenir en la búsqueda de personas en casos como los jóvenes de Soacha y el Palacio de Justicia?
 
LM: La posibilidad de que la Unidad entre a apoyar la búsqueda de las personas desaparecidas en estos dos casos dependerá de la voluntad política y la disposición de la Fiscalía para facilitar que la Unidad pueda contribuir en la búsqueda de las personas y de otro lado también dependerá de las claridades que dicte la Corte Constitucional sobre la constitucionalidad del decreto que la crea y fije las obligaciones del Estado para que la Unidad pueda funcionar. 
 
¿Cuál es su principal preocupación ante el cambio de gobierno?
 
LM: Considero que lo más importante es que un nuevo gobierno garantice los recursos necesarios para la Unidad, pues solo de esta manera se podrá cumplir con el mandato del organismo, eso es lo que esperamos que se pueda desarrollar a cabalidad. 
 
¿Cómo será la articulación  con la Comisión Nacional de Desaparecidos y la Unidad de  de Búsqueda de Desaparecidos?
 

LM: Estas dos organizaciones no tienen la misma función,  la primera – la Comisión Nacional de Desaparecidos-  se crea con un propósito, que creo que no ha tenido la posibilidad de desarrollar suficientemente y es formular o contribuir a la formulación de política pública que le permita al Estado hacerle frente a la desaparición forzada; lastimosamente tiene un nombre equivoco porque esta Comisión no busca a los desaparecidos. 

En Cambio la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos sí tendrá el mandato de buscar a los desaparecidos, pero no bajo un enfoque judicial sino bajo uno humanitario y extra judicial.  Son dos mandatos distintos pero no opuestos, ambos contribuirán a la prevención y a que  la respuesta sea más efectiva a mediano y largo plazo en estos casos de desaparición. 
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido