Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Cuando el Día del Padre está marcado por las drogas



John Alexander Páez vivió en carne propia el problema de las drogas hasta que tocó fondo en el Bronx. Hoy es padre de familia y cuenta cómo enfrentar las drogas en el hogar.

"Solo quien tiene hijos entiende que el deber de un padre no acaba jamás", dice la canción Amor y Control de Rubén Blades y justamente es lo que hoy entiende John Alexander Páez, director de la Fundación Aprender a vivir, padre de familia y ex drogadicto.

Su pasado es la fortaleza para hoy ayudar a muchos que cayeron en el monstruo de las drogas y quieren salir de ellas.

"Hay un problema gravísimo en Colombia con la adicción y es que las leyes son muy ambivalentes y nos dicen que al adicto no se puede obligar a tomar un tratamiento, pero él no obligarlo a tomar un tratamiento es obligarlo a morir a la calle o que acabe con la sociedad", afirma Páez, quien hoy atiende a decenas de jóvenes que buscan salir de las drogas.

Desde su experiencia cuenta que para el adicto muchas veces el padre es el peor enemigo, y es porque siempre la figura paterna es la que no quiere que sus hijos sigan en las drogas.

"Pero eran mis hijos los que más dolor me hacían sentir y precisamente consumía y consumía para olvidar", dijo.

Hoy tras superar las drogas y ayudar a otros a salir de ellas, afirma que la responsabilidad de hijo y de padre lo hace sentir vivo.