Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El Ejército tenía suficiente rabia como para dar un golpe de Estado, periodista en Turquía

Foto AFP





Turquía vivió momentos de alta tensión y desconcierto en la noche del viernes tras la asonada golpista que desembocó en enfrentamientos y ataques aéreos en su capital, Ankara. Miembros de las fuerzas militares se enfrentaron al Gobierno del presidente islamista Recep Tayyip Erdogan quien, desde la localidad turca de Bodrum, donde se encontraba de vacaciones, pidió al servicio de inteligencia turco poner freno a los golpistas.

El desconcierto se expandió al centro de Estambul, ciudad que fue sobrevolada a baja altura por varios aviones militares. Mientras que el paso de los cazabombarderos ensordecían a los habitantes de la antigua Constantinopla, el periodista y fundador de la revista M’Sur Ilyan Topper narró para Voces RCN de RCN Radio la incertidumbre que generaba el vuelo de los aviones de combate en ese momento. “No sabemos si son golpistas o están en mano de militares leales al Gobierno. Da un poco de susto cuando pasan así de cerca”, reconocía el periodista.

El golpe finalmente fracasó. Todo gracias al apoyo masivo de ciudadanos que salieron a la calle, así como la resistencia que manifestaron varios generales como los de Gendarmería y Ejército de Tierra haciendo presencia en la Plaza Taksim de Ankara.

La religión, el origen de las tensiones

“El interés que tienen ciertos militares en dar un golpe de Estado es un descontento de larga data contra el Gobierno y este presidente en particular”, explicó el Ilyan. “Los militares se sienten llamados a proteger los fundamentos de la república. De hecho, muchos mandos creen tener la ‘misión histórica’ de frenar el proyecto de islamización del país que tiene el Gobierno. Erdogan quiere establecer un Estado cada vez más religioso y acabar con el laicismo”, añade. Hay que tener en cuenta que el país ha sufrido 4 intentos de golpes de Estado en los últimos 50 años.

En los últimos años, ha habido una intervención del Gobierno contra el Ejército muy fuerte que ha intentado, incluso, enviar a la cárcel a altos mandos considerados ‘demasiado antigubernamentales’ y reemplazarlos con militares más dóciles, según explicó Ilyan a Voces RCN. “No nos sorprende que el Ejército tuviese suficiente rabia acumulada como para dar un golpe. Lo que sí sorprende es que se atreviera a intentarlo dado el control gubernamental”.

Sin riesgo en las negociaciones con la Unión Europea

Ilyan aseguró que el intento de golpe de Estado no afectará a las negociaciones que lleva a cabo Turquía desde 2005 para adherirse a la Unión Europea ya que “no es el primer intento que sufre el país y continúa siendo miembro de la OTAN así como un aliado fiable para el bloque europeo”.