No ha sido benigna la suerte de las chicas Colombianas que jugarán en el Fútbol de los Olímpicos por primera vez en su historia. Debutar ante un campeón mundial como Estados unidos, un monarca de categorías menores y campeón Olímpico, Francia, no resulta justo, y para completar también les toca Nueva Zelanda, con poco prontuario internacional, representando Oceanía. Colombia ha quedado en un emparedado. Y en Masculino, las cosas no serán sencillas. 24 años después retorna una selección nacional, y en primera ronda se las verá con el campeón de Asia, Japón, y el vice de África, Nigeria, para completar se miden a Suecia, que es distintivo del fútbol de la Europa del Norte. Carlos Restrepo, que estuvo en el sorteo en Río, ha sido muy claro en reconocer que el grupo no será sencillo, pero tampoco inaccesible. El entrenador de las chicas, Felipe Taborda, tiene un antecedente fresco, como fue el fogueo en East Hartford ante los Estados Unidos, grave derrota 0-7, hace dos semanas. Lavar esa imagen seguramente será un propósito. Todo lo que hagan estas futbolistas en formación será valorado, pero más importante será respetar el proceso.   Los muchachos ganaron una repesca a una muy pobre selección de Estados Unidos, que pensábamos iba a presentar algo más serio, y ahora tendrán la obligación de hacer algo convincente en el fuerte grupo que les tocó en Río. El reglamento indica que en masculino clasifican dos por grupo, ocho para cuartos. Y en Femenino, de los tres grupos, clasifican también dos equipos, seis, y los dos mejores terceros, para armar los cuartos de final.