Cada 3 de febrero para don Diego Salazar, hermano de Luis Miguel Salazar, un administrador de empresas, de quien perdió el rastro en el municipio de Puerto Boyacá en 2011, es volver a sentir zozobra y tristeza al no tener noticias de su hermano.

Tras siete años de larga espera y de asegurar que quedó solo luego de la muerte de su madre quien no pudo soportar más la ausencia de su hijo, don Diego dice que si no fuera por su esposa no sabría que sería de su vida, aunque recuerda con mucho cariño a su hermano de quien no olvida cada momento que vivió a su lado.

Este es uno más de los casos que sigue sin respuestas, y que a pesar del tiempo su hermano no pierde la fe de volver a reencontrarse con Luis Miguel, a quien tanto extraña y por quien sigue luchando para encontrar esa verdad que parece esfumarse con el tiempo.