Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Argelia, Cauca
Toma aérea del municipio de Argelia, sur del Caca
Cortesía a alcaldía Argelia

Tres grupos armados ilegales, incluyendo el ELN, se disputan el control del municipio de Argelia (Cauca) con el único propósito de garantizar el incremento de las ganancias, producto de los cultivos de hoja de coca.

Asesinatos selectivos, como el del concejal Fermiliano Meneses el pasado 15 de enero, de líderes sociales y de ex guerrilleros de las Farc, han sido usados para intimidar a las organizaciones comunitarias de la zona, que denuncian el incumplimiento del acuerdo de paz.

A mediados de marzo de 2020 en inmediaciones del corregimiento El Plateado, una de las áreas rurales más importantes de Argelia, en el suroccidente del Cauca, se llevó a cabo una particular reunión. Ese día, advierten varios líderes sociales de la zona, se repartieron el municipio.

En contextoOnce concejales abandonaron el municipio de Argelia (Cauca) por amenazas

Los cabecillas de grupos ilegales, disidencias a las que se les ha denominado como ‘Jaime Martínez’ y ‘Carlos Patiño’, algunos de cuyos integrantes, por un lado, decidieron no acogerse al proceso de paz con las Farc y otros que incluso establecieron alianzas con paramilitares, como los ‘gaitanistas’, decidieron establecer zonas para hace control de los cultivos de hoja de coca.

Los sujetos, conocidos con los alias de ‘mayimbú’, al frente del grupo Jaime Martínez, y ‘el mocho’, comandando el grupo Carlos Patiño, acordaron que se encargarían de promover el crecimiento de las áreas de cultivos ilícitos desde el corregimiento de El Plateado hacia el Cañón del Micay.

Y desde ese mismo punto hacia el interior del municipio, convertido además en un corredor ideal para el transporte de clorhidrato de cocaína hacia el Océano Pacífico.

Kyle Jhonson, de la organización Respuestas al Conflicto, destaca que “cada grupo, cada vez se enfoca más en el asesinato, en las amenazas y los masacres como una manera de intentar ganar esa disputa”.

Audio

Radiografía del conflicto y la violencia en Argelia (Cauca)

0:27 5:25

Intimidación entre la población y las autoridades

En Argelia, a pesar de los asesinatos (ocho desde que la disputa entre los nuevos grupos ilegales se ha incrementado con la guerrilla del ELN que, tras la salida de las Farc también aumentó su presencia) casi nadie quiere hablar.

Luego del secuestro y posterior asesinato del concejal Fermiliano Meneses y la posterior salida de once concejales de la localidad por amenazas, las autoridades locales, la iglesia y los representantes de los sectores económicos prefieren guardar silencio.

Andrea* ejerce un liderazgo social en la región. Dice “la violencia está enfocada sobre las comunidades con el rompimiento del tejido social organizativo, en contra de los reincoporados y todas las organizaciones sociales, en una intencionalidad de acabar con los procesos y efectivamente lo han logrado, sembrando el miedo”.

Reclutamiento para la recolección de hoja de coca

Desde que existe la disputa de control en los territorios, el incremento de la hoja de coca ha sido, según los mismos habitantes, exponencial. Cada vez se ve un mayor número de mujeres haciendo parte de las cuadrillas de recolección de los cultivos.

Están reclutando a las mujeres, sobre todo a las menores de edad que, en estado de pobreza absoluta, ingresan a las filas con la esperanza de tener algo porque estos grupos les ofrecen un sueldo de 1'200.000 pesos que solo les pagan una vez”, agrega Andrea.

Diego Jaramillo, profesor jubilado de la Universidad del Cauca, dice que el mayor reclamo de organizaciones con una importante representación social como la Asociación de Campesinos Trabajadores de Argelia, es el cumplimiento del acuerdo paz especialmente en el punto en el que se establecieron compromisos para la sustitución de cultivos de uso ilícito.

Jaramillo, doctor en Estudios Latinoamericanos, asegura que “si no hay una atención fuerte por parte de los gobiernos regional y nacional en términos de cumplimiento de los acuerdos que le den confianza a los campesinos para entrar a una sustitución negociada y si el gobierno municipal no es fortalecido para adelantar proyectos de tipo social para que los campesinos se sientan protegidos, esa situación (de violencia) puede durar un tiempo largo”.

Lea aquíAumentan las amenazas y persecuciones contra líderes sociales en el Cauca

Unidades del Ejército y de la Policía hacen presencia permanente en el territorio de Argelia. Sin embargo, los asesinatos, las intimidaciones y la tala de bosques para incrementar las áreas de hoja de coca continúan.

Por ser una zona cocalera, nos han estigmatizado”, agrega Andrea al reiterar que es necesaria, en la región, la presencia del gobierno nacional con toda la institucionalidad no solamente con la fuerza pública.

“Dicen que van a instalar otros tres batallones más y nosotros decimos, con todo ese pie de fuerza militar que hay allá en los territorios y aún la violencia esta recrudecida, esa no es la solución”, puntualiza la lideresa.

Habitantes de Argelia señalan que los planes de desarrollo con enfoque territorial, y los programas de sustitución, quedaron en el papel, sin que se vea otro panorama cercano que la continuidad de la violencia presente en la región.

*Nombre cambiado por petición de la fuente.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.