Cargando contenido

Expertos aseguran que los niños cuyos padres han muerto por causa de la violencia, requieren acompañamiento terapéutico.

Niños conflicto
Según Coalico, el aumento del reclutamiento de menores de 18 años es de casi el 100%.
Cortesía Coalico

¿Cómo debe ser el acompañamiento terapéutico para los niños cuyos padres han muerto por causa de la violencia?

Los psicólogos clínicos Claudia Suárez y Octavio Yepez, consultados por RCN Radio, aseguran que estos niños requieren un acompañamiento terapéutico para que hagan el duelo y eviten deseos de venganza.

“Es muy pertinente el abordaje terapéutico temprano para ayudarlos a procesar su experiencia traumática, de tal forma que logren superarla y le den un lugar de resiliencia en el curso de su vida", manifiesta Claudia Suárez.

Lea también: Hijos de María del Pilar Hurtado, la líder social asesinada, serán enviados al Cauca

Recomienda, como psicóloga clínica, el abordaje con EMDR que es una terapia de sensibilización y reprocesamiento del material traumático, "que favorece la integración adecuada de este tipo de eventos que, obviamente, pueden destruir la vida de cualquier persona pero de forma más agresiva si se trata de un menor, quien ha perdido su propio referente de seguridad, estabilidad, amor y confianza propia”.

¿Qué pasaría si un niño en estas condiciones no recibe la atención oportuna? El especialista Octavio Yepez advierte que si no hacen procesos como estos, la persona queda estancada en el duelo.

Audio

[AUDIO] Informe Niños huérfanos por la violencia

0:27 5:25

"En un caso de violencia es muy fácil que quede estancada en un proceso depresivo o en el de la rabia. Y con rabia la persona lo que va a hacer es cobrar venganza y empezar a tener pensamientos negativos también acerca de la justicia, porque si no hay justicia ellos casi que la asumen con sus manos y juran venganza por el dolor que les generaron”, explicó.

Le puede interesar: ICBF atiende a hijos de mujer asesinada en Tierralta (Córdoba)

La psicóloga Suárez agrega que “las consecuencias en la vida de un niño a cualquier situación traumática pueden ser muy diversas: desde una grandísima violencia que le impida un desarrollo social normal, hasta una profunda depresión que le impida la continuidad de hacer un proyecto de vida”.

El Fiscal Delegado para la Infancia y Adolescencia, Mario Gómez, explicó que el marco normativo con el que el Estado atiende a los niños, niñas y adolescentes víctimas del conflicto armado, ordena  a la Fiscalía, y en general a todas las agencias estatales, a remitir a aquellos adolescentes que quedan huérfanos como consecuencia de un delito cometido en el marco de situaciones bélicas o de vulneración hostil.

"Como la que se perpetuó en Tierralta (Córdoba), donde un niño vio a su madre morir como consecuencia de un acto violento. Esa remisión debe hacerse si es un caso o un evento relacionado con el conflicto armado, a la Unidad para la Atención de las Víctimas que la Presidencia de la República creó a partir de la ley 1448, la ley de víctimas y restitución de tierras. Allí tienen que tratar de brindarle una recuperación emocional”, señaló Gómez.

Actualmente no hay un reporte exacto sobre los niños huérfanos por causa de la violencia. La Unidad de Víctimas registra que, hasta el año 2018, hay más de 2 millones 365 mil menores que han sufrido algún hecho victimizante. Sin embargo, ni esta entidad ni el ICBF los precisa.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido