Cargando contenido

Entre 2008-2017 se quitaron la vida cerca de 167 personas cada mes.

No cesa la preocupación por cifras de suicidio en Bogotá
No cesa la preocupación por cifras de suicidio en Bogotá
Inimage

El informe Forensis de Medicina Legal da cuenta de un aumento considerable en el número de personas que se quitaron la vida en el último año.
 
El documento anual del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Forensis) advierte que, durante 2017, aumentó en más de 5 puntos la tasa de suicidios por cada 100 mil habitantes en el país.
 
En el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre último se registraron 2.571 casos, lo que representa 573 casos más que el promedio de los últimos 10 años.
 
Según el reporte, “en los 10 años comprendidos entre 2008 y 2017, el INMLCF (Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses) tuvo conocimiento de 19.977 suicidios ocurridos en Colombia, con una media de 1.998 por año. En 2017 se registró un incremento de 10,% con respecto al año 2016 y de 25% con relación a 2008”.
 
Dicho de otro modo,  entre 2008-2017 murieron por autolesiones intencionales cerca de 167 personas cada mes, aproximadamente 6 cada día y 1 cada cuatro horas. En 2017, el promedio mensual fue de 214.
 
Solo en el 45.78% se pudieron identificar los motivos detonantes. De ellos, la enfermedad física o mental, en especial en la población adulta, ocupó el lugar más significativo (29,14%), seguida de los conflictos de pareja o expareja (26%) y de las rupturas sentimentales o desamor (14,87%).
 
Según el análisis, la tasa en Colombia es superior a otros países latinoamericanos como México (5,2 por cien mil habitantes).


 
Los más jóvenes y los adultos mayores: grupos vulnerables

El informe indica que el mayor número de suicidios ocurrió en población entre los 20 y 39 años (44,73%), pero en proporción a la población el mayor riesgo de suicidio lo presentaron los hombres de 75 años y más.
 
La observación, de acuerdo a las tasas por 100 mil habitantes, evidencia que los jóvenes de ambos sexos, entre los 18 y 19 años de edad, tienen mayor riesgo de suicidio (8,57), seguidos del grupo de 20 a 24 (8,73).
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado aumentos del suicidio en el mundo entre los jóvenes de 15 a 25 años. En Estados Unidos, el suicidio es la segunda causa de muerte entre adolescentes de 11 a 15 años.
 
En Colombia, el suicidio de niños, niñas, adolescentes y jóvenes hasta los 24 años de edad se incrementó en un 35,91% en la última década.
 
Los suicidios de niños, niñas y adolescentes pasaron de 397 en 2016 a 415 en 2017, un incremento cerca del 5%, mientras en la población adulta mayor se incrementó en 9%. “Llama especialmente la atención la ocurrencia de dos suicidios de niños entre los 5 y 9 años de edad”, indica el informe.
 
Según Forensis, estudios recientes también han vinculado el incremento de suicidios entre los jóvenes con el bullying, la victimización por intimidación y la perpetración, además del acoso cibernético y la exploración de la identidad sexual.
 
Regiones más afectadas
 
El informe Forensis del último año da cuenta de regiones que sobrepasan la media internacional de personas que atentaron contra su vida. La organización Mundial de la Salud reconoce este fenómeno como una prioridad en materia de salud pública.
 
Los departamentos con las tasas por 100.000 habitantes más elevadas de suicidios durante 2017 fueron, en su orden, Arauca (15,77), Vaupés (15,59), Quindío (10,65), Norte de Santander (8,30) y Putumayo (8,28)”, indica la publicación.
 
Varios municipios también presentaron tasas por encima de la nacional (5,76%); los diez más críticos fueron Puerto Arica (Amazonas, 91,83), Buenavista (Quindío, 78,43), Santiago (Norte de Santander, 77,91), Viracachá (Boyacá, 69,44), Almeida (Boyacá, 66,45), Campamento (Antioquia, 61,98), Imués (Nariño, 54,51), Galán (Santander, 50,48), El Calvario (Meta, 50,23) y Nariño (Cundinamarca, 49,16).

Otros datos
 
Las personas sin unión conyugal en el momento de ocurrencia del suceso fatal (soltero, divorciado o separado y viudo) fueron el 58,53%, mientras que aquellas con unión marital vigente (bien sea casadas o en unión libre) representaron el 41,38%”, añade el informe.
 
Las personas que más optaron por muerte voluntaria tenían niveles de educación bajos; en 2017 los registros acumularon 1.739 fallecidos (87,17%) que alcanzaron niveles de secundaria básica, primaria, inicial o preescolar, o que no accedieron a ningún tipo de escolaridad.
 
Como explicación, algunas investigaciones argumentan que la soledad, la falta de apoyo social y el sentimiento de frustración o fracaso del divorciado o separado pueden influir en la determinación de autodestrucción.
 
La población más afectada por género, fue la de los hombres. Por cada 10 mujeres que se quitaron la vida, lo hicieron 44 hombres.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido