Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Centro de refugio Benposta.
Centro de refugio Benposta.
Cortesía: Benposta

Benposta es un lugar que a simple vista podría entenderse como un internado, pero es en realidad una comunidad de acogida y protección para niños y jóvenes que han sido víctimas del conflicto armado y otro tipo de violencias relacionadas. Es una alternativa de restitución y reconocimiento de sus derechos.

Según cuenta José Luis Campo, director de Benposta, esta propuesta llegó a Colombia a través del Circo de los Muchachos, un grupo de jóvenes de la ciudad gallega de Ourense, al occidente de España, que a través de este circo, expresaba las dificultades de los menores que habían sido víctimas de situaciones de explotación y exclusión social. 

Lea aquí: Salud mental, factor de preocupación en los migrantes que buscan asilo en EE.UU.

Este mismo grupo de jóvenes, conformó después, bajo la dirección del sacerdote español Jesús César Silva Méndez, la "Ciudad de Muchachos" y que luego tomó el nombre de Benposta: un gobierno de niños, construido con la participación y la visión de ellos. 

Fue en 1973 cuando este circo español, en una de sus giras internacionales, llega a Colombia. Ya entonces eran más de 130 niños, niñas y jóvenes vestidos de arlequines, que llegan a compartir y proyectar su mensaje de dolor y esperanza que confronta la realidad colombiana.

En 1974 se funda la sede de Benposta en Tocancipá y luego, se traslada también a pocos minutos de Bogotá, por la salida a Choachí. Allí viven hoy al menos 94 menores de edad, afectados en su mayoría por la guerra, víctimas del desplazamiento o del reclutamiento infantil.

Un gobierno de niños

No es un internado porque nadie puede estar obligado y además, el modelo pedagógico es el funcionamiento de un gobierno de niños, donde tienen voz y voto como en una democracia.

RCN Radio habló con uno de los jóvenes de Benposta, de quien por seguridad no revelamos su nombre. Él, quien llegó a este lugar tras ser víctima de reclutamiento infantil, nos explicó que el autogobierno es literalmente que "nadie tiene que estar detrás de nosotros diciéndonos lo que debemos hacer".

Su estructura "es por distritos -por edades - y de cada uno de estos distritos hay un encargado que es la voz de esas personas, el representante. También hay una junta de gobierno y un alcalde que es elegido por todos los niños, niñas y jóvenes de Benposta en votaciones democráticas". Hoy, la alcaldesa es una joven de 18 años. 

Un día en Benposta

Este joven de Benposta, que lleva tres años siendo diputado en esta comunidad de niños y jóvenes, cuenta que sus jornadas inician a las 5:00 am para preparar el desayuno y hacer limpieza de la casa. 

Audio

[AUDIO] Benposta: un gobierno en Colombia donde los niños tienen voz y voto

0:27 5:25

De 7:00 am a 12:00 m tienen su jornada escolar, en la que también participan otros menores de los barrios aledaños a la sede de Benposta. Esta sí está a cargo de maestros. 

De interésJoven que cayó de puente en Bogotá tiene trauma cráneo encefálico

A partir de la 1:00 pm empiezan a "camarear", es decir, a servir la comida, luego cumplen con algunas tareas acordadas por por la alcaldesa, su junta de gobierno y tras varias asambleas. 

Al final del día, entre 3:00 pm y 5:00 pm, desarrollan distintas actividades como karate, danzas, percusión, literatura, yoga, comunicaciones, entre otros. 

Trabajo en toda Colombia

Además de su sede en Bogotá, Benposta hace presencia en Villavicencio y Montería desde donde le han apostado al establecimiento de entornos protectores para otras regiones que son fuertemente afectadas no solo por el conflicto armado, sino también por la ausencia del Estado. 

Según lo explica esta organización, los entornos protectores "son acciones programáticas que tratan de responder a situaciones particulares de los niños, niñas y adolescentes en los territorios" con participación de los mismos menores, centros educativos, las familias y organizaciones locales. 

Todo el trabajo se enfoca en psicología, trabajo social, promoción comunitaria, educación, entre otras cosas, que sirven de acompañamiento a los niños que crecen en estos difíciles entornos y circunstancias. 

El sostenimiento de Benposta es gracias a fondos de cooperación internacional, principalmente de la Unión Europea y también de donaciones de ciudadanos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.