Cargando contenido

Recorrimos algunos en Bogotá para conocer cómo están funcionando ante las restricciones propias de la cuarentena.

Centros comerciales en cuarentena
RCN Radio

 ¿Recuerda cuándo fue la última vez que ingresó a un centro comercial? Si fue antes de la pandemia seguro se sorprenderá cuando vuelva, porque encontrará largas filas, pasillos oscuros y hasta señalizaciones para cumplir con el distanciamiento mínimo social y evitar el contagio de la COVID-19.

Hoy para entrar hay que hacer fila, reportar en la puerta a un guardia de seguridad hacia donde se dirige. En su frente le podrán un medidor de temperatura y apenas de sus primeros pasos dentro del lugar, un frasco de gel antibacterial lo esperará. Hoy todo es distinto y los visitantes del lugar así lo perciben.

Le puede interesar: Rebeldía wayúu: niñas rehúsan casarse en rancherías de La Guajira

Entre ellos doña Estela, quien dio a conocer su impresión al entrar al centro comercial y ver hombres y mujeres usando overoles blancos, con sus cabezas y pies cubiertos, haciendo limpieza en escaleras y pasamanos.

Ella estaba en el centro comercial Titán Plaza. Dijo que en este momento siente que las series de ficción son muy similares a la realidad que estamos viviendo y, con tono de angustia, dice “Dios mío, en qué momento nos pasó todo esto”.

Audio

[AUDIO] Los cambios a los que obligó la cuarentena en los Centros Comerciales

0:27 5:25

Muchos extrañan la multitud, el ruido, el roce de cuerpos al caminar desprevenidos; ya no hay nada de eso. Damián, un joven que no supera los 25 años, calificó como 'devastador' el entrar a un centro comercial y ver locales cerrados.

Todo me parece extraño’, agregó mientras miraba su alrededor.

Él estaba en el centro comercial El Edén, en uno de los pasillos oscuros porque solo están iluminados los locales de cadenas de supermercados, farmacias, artículos electrónicos, ventas de bicicletas y bancos. Para ingresar a alguno de estos locales debe hacer una nueva fila, y la mayoría le exigirán estar solo.  

Lea también: Padres de familia no quieren que sus hijos vuelvan a clases presenciales

Ya no podemos andar unos con otros, ni estar juntos, ni besarnos”, lamentó doña Silvia, quien pagaba algunas cuentas.

Al ingresar a un centro comercial encontrará señalizaciones que le impiden el paso hacia esas zonas que antes caminaba libremente, como la de juegos. allí las distracciones también están en pausa. Encontrará uno que otro restaurante, pero solo lo atenderán para que lleve la comida a casa.

“Hay que hacer cola hasta para comprar un pan”, comentó don Pablo, estaba en el centro comercial Centro Mayor, llovía y él no llevaba sombrilla mientras esperaba su turno para ingresar.

Ya en los centros comerciales usted no decide por cual puerta entrar; un guardia de seguridad le indicará. Todo le parecerá ordenado, con estrictos controles. Algunas personas estarán con grandes gafas protectoras, y todas, estarán con tapabocas. No olvide ponerse el suyo.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido