Cargando contenido

Se cumple un año del consultorio jurídico dedicado a los animales en Bogotá.

Equipo, Consultorio Jurídico para la Protección Animal de la UCC
Equipo, Consultorio Jurídico para la Protección Animal de la UCC
Cortesía

Cuando Nancy Consuelo Africano, decana de Derecho de la Universidad Cooperativa de Colombia (UCC), decidió junto con su equipo crear un consultorio jurídico para casos de animales, algunos dijeron en tono de broma que "se están volviendo locos".

Sin embargo, en una ciudad con fuertes conflictividades como Bogotá, los animales no están exentos de sufrir distintos tipos de vulneraciones. 

Adicionalmente, las nuevas dinámicas sociales han convertido en un tiempo relativamente corto a los animales, considerados en el campo como herramientas de trabajo hoy en las ciudades son familia. Ese es el principio fundamental del consultorio jurídico de la institución, "la familia multiespecie".

Los integrantes del consultorio no solo atienden los casos, sino que se encargan de investigar y documentarlos. 

Lea tambiénEstos perros podrían detectar el cáncer tempranamente

Gloria Aya es la coordinadora de la oficina que ha empezado a andar un camino inédito en el país, con un servicio gratuito para los usuarios. 

En total hay doce personas en el equipo y una perra llamada Miel, que llegó hace un año y se volvió el símbolo del proyecto.

Alejandra Marín, la conciliadora del consultorio, viste tonos grises para mantener un aspecto neutral frente a quienes llegan a las oficinas, ubicadas en la avenida caracas con calle 38. Los usuarios son recibidos en una mesa redonda de madera en un espacio confidencial.

Llevan 15 casos en este momento, buena parte por negligencias veterinarias, asesorías en caso de maltrato, consultas sobre propiedad horizontal y prohibición de mascotas.

Audio

[AUDIO] Conozca el Consultorio Jurídco especializado en animales

0:27 5:25

Sin embargo, algunos de los casos se identifican con esa noción de familia multiespecie, como el más reciente, que puede ser el caso de muchos que hicieron de sus mascotas algo así como sus hijos.

Se trata de una pareja separada que decidió que las mascotas, un perro y un gato, se quedarían con la mujer, mientras que el hombre daría una cuota para su manuntención.

Según lo que se conoce del caso, que en este momento está en etapa de notificaciones, al parecer el hombre dejó de consignar dichos dineros y la mujer decidió restringir las visitas.

También les puede interesarSpeedcubing, el fenómeno que se tomó a Colombia

Los acuerdos tienen efectos judiciales, es decir, son exigibles y prácticos. Con todo hay personas que no ven en los animales a seres con dignidades similares a las humanas, el debate está abierto, lo que no está en duda es que son altamente vulnerables al maltrato.

Es por eso que los animales de compañía y los animales domésticos en general son vistas en el consultorio como una población altamente vulnerable al maltrato, al olvido y como sujetos de derechos.  

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido